Menu


Un cine a favor de la vida
XIV Edición de los Premios Alfa y Omega al mejor cine del año. Juan Orellana de Alfa y Omega ofrece un interesante análisis


Por: Juan Orellana | Fuente: Alfa y Omega



Al menos cinco películas a favor de la vida se estrenaron en 2008: Juno; Bella; 4 meses, 3 semanas, 2 días; La escafandra y la mariposa; y The Princess of Nebraska. Cuatro de ellas relativas al drama del aborto y una, a la cuestión de la eutanasia. En un momento en que la dignidad de los seres humanos más débiles es impunemente atropellada por legisladores y políticos de numerosos países civilizados, parecen emerger películas contracorriente que celebran el valor positivo de la vida, aún en circunstancias de extremo dolor…

Y no son películas militantes, discursivas o reaccionarias, ni están dirigidas por líderes pro-vida. Son historias humanas sinceras y conmovedoras, que testimonian con sencillez la alegría de vivir. El 2008 también nos ha dejado películas que se han acercado con una mirada esperanzada a los conflictos internacionales más preocupantes: Israel, Palestina, Afganistán... son tratados con inteligencia en títulos como Oh, Jerusalén o Cometas en el cielo, películas que anteponen y prefieren lo que une a los hombres por encima de lo que les separa. Por otra parte, cintas como En el valle de Elah critican las nuevas formas de guerra y de intervención militar, alejadas de códigos nobles y principios morales, y otras como La ola nos alertan de las tentaciones populistas y autoritarias que pueden florecer fácilmente en el Occidente sumido en una crisis moral, económica y cultural. Tampoco falta la mirada crítica y, a la vez, luminosa y optimista de cintas de animación como Wall-E o Horton. Un año cinematográfico, en fin, que pone el dedo sobre muchas llagas.

Mejor película. Mejor guión Juno, de Jason Reitman y guión de Diablo Cody

El hijo del famoso director y productor Ivan Reitman, el joven canadiense Jason Reitman, que debutó con una inteligente comedia ácida en torno al mundo de las tabaqueras, Gracias por fumar, en Juno afronta, con frescura y talento, un tema nada fácil y rodeado de tópicos: el embarazo no deseado de una adolescente de dieciséis años. Juno –genialmente interpretada por Ellen Page– es una chica de Minnesota, hija de padres separados y de poco nivel cultural. Ella tontea con el buenazo de Bleeker, un chico del instituto, tímido y apocado. Un día, Juno queda embarazada. La primera opción es el aborto, casi como una respuesta automática, pero enseguida ella se da cuenta de que hay alternativas humanas. Pero lo que Juno tiene claro es que no está en condiciones de ejercer de madre. Ella, junto a su amiga Leah y sus padres, recorrerán un camino hermoso para llevar a buen puerto la inesperada situación.

Juno es una comedia de estilo indie, no estrictamente realista, sino con ese aire poético, intrahistórico y amable que destilaban las películas de Capra. Gracias a ello, las críticas sociales de fondo que plantea, que son unas cuantas, son fácilmente digeribles y asumibles. Pero no se trata sólo de una película a favor de la vida, en el sentido de que plantea salidas humanas a un embarazo no deseado; sino que la película reivindica también la familia como el lugar necesario para impedir la autodestrucción en una situación dramática; hace ver explícitamente cómo un amor entregado y verdadero debe preceder a una relación sexual plena; y plantea cómo la vida del niño es un bien objetivo, independientemente de cuáles sean las circunstancias en las que ha sido engendrado. El guión de esta grata historia, ganador del Óscar al mejor guión original, está escrito por Diablo Cody, una joven de Chicago nacida en una familia católica, que se ganaba la vida como stripper y teleoperadora de una hot-line antes de empezar a escribir. No es sospechosa de no saber nada de la vida.

Mejor director. Mejor película a favor de la vida La escafandra y la mariposa, de Julian Schnabel

El cineasta neoyorkino Julian Schnabel se trasladó a Calais y a Lourdes para rodar un film enteramente francés. Quería llevar al cine La escafandra y la mariposa, el relato autobiográfico de Jean-Dominque Bauby. El reto era enorme, pues este libro describe las experiencias de su autor después de que sufriera un accidente cardiovascular y que le dejó en estado vegetativo. Se comunicaba a través del parpadeo de uno de sus ojos. Le deletreaban el abecedario y cada vez que cerraba el ojo significaba que elegía esa letra, y así iba formando palabras. E incluso llegó a dictar el libro del que hablamos. Jean-Dominque Bauby era el redactor-jefe de la revista Elle, tenía hijos, amante y una vida llena de éxitos profesionales. La brutal enfermedad le enseñó a mirar la vida de otra manera. Su pasado y sus relaciones familiares adquirieron un nueva perspectiva y fueron profundamente revisados en su conciencia. Los recuerdos y la imaginación se convirtieron en aliados de su energía vital y de su anhelo de salir adelante. Desgraciadamente, Bauby apenas logró sobrevivir poco más de un año, pero su libro –y el film– es un testimonio hermoso de amor a la vida. Éstas fueron las últimas palabras del libro: "¿Existen en el cosmos llaves que puedan abrir mi escafandra? ¿Una línea de Metro sin final? ¿Una moneda lo bastante fuerte para comprar mi libertad? Hay que buscar en otra parte. Allá voy". La esperanza frente a la desesperación.

Llevar estas circunstancias al cine era muy difícil y, para poder asumir el reto, Schnabel contó con uno de los mejores guionistas británicos, Ronald Harwood, cuyas adaptaciones de la literatura son muy notables. También se apoyó en un reparto muy estudiado, encabezado por el conocido actor francés Mathieu Amalric, y con figuras como el veterano Max von Sydow –en un delicioso papel de padre del protagonista– y Olatz López Garmendia, esposa de Schnabel, que encarna también a un precioso personaje lleno de piedad cristiana.

La escafandra y la mariposa tiene muchos ecos –incluso visuales– de El mundo de Marty, otra película francesa que se centraba en un personaje hospitalizado que tampoco podía moverse ni comunicarse. Sin embargo, son muy diferentes, ya que la actual es mucho más punzante, más precisa y aguda en sus toques de verdadera humanidad. Las secuencias del diálogo telefónico de Bauby con su padre, de las reflexiones sobre sus hijos o de los consejos de aquel amigo al que cambió un billete de avión no son sólo fruto de un buen guión: necesitan detrás a un hombre de verdad. Desde el punto de vista formal, el film es arriesgado, sobre todo en su primera media hora, dominada por planos subjetivos del protagonista. A medida que él empieza a salir de sí mismo, la cámara también lo hace, y comenzamos a tener un punto de vista más amplio.

Mejor actor principal Tommy Lee Jones por En el valle de Elah

La cuestión de Iraq se ha consagrado ya como un argumento cinematográfico que está a punto de situarse al mismo nivel que la guerra del Vietnam, en cuanto a recurrencia se refiere. Este film, del cineasta canadiense Paul Haggis (Crash), propone una aproximación inteligente, crítica pero no sectaria, que trata de reflexionar sobre las causas y factores más profundos que convergen en el conflicto. El film se inspira en un artículo periodístico de Mark Boal que se llamaba Muerte y deshonor, y tiene el tema de Iraq como telón de fondo de un drama personal, el de un padre que busca a su hijo y que va descubriendo una verdad insospechada. Tommy Lee Jones encarna con maestría y convicción a Hank, un veterano de guerra americano, modelo coherente de una cierta concepción tradicional de América y de la vida. Ha perdido ya un hijo en Iraq, y el otro, Mike, que supuestamente ha regresado de permiso, ha desaparecido. Hank va descubriendo que ni su hijo era lo que él pensaba, ni la policía, ni la guerra, ni los marines. Se da cuenta de que el mundo que él representa ha periclitado, y que el valor de las tradiciones que él encarna, se ha evaporado en los nuevos tiempos. Hank comprende que Estados Unidos sufre una enfermedad moral.

Algunos críticos rechazan la claridad de sus símbolos y metáforas, como la referencia a David y Goliat, o la bandera americana puesta del revés, señal de socorro internacional para un país en estado de emergencia, pero en realidad nunca son utilizados gratuitamente, y son muy coherentes con el resto del film. Apesar del juicio desconsolado que atraviesa el film, cabe considerarlo como un film esperanzado, ya que se intuye como solución una recuperación de los valores que encarna el personaje de Tommy Lee Jones, unos valores que no disocian guerra de justicia ni de moralidad. Aunque En el valle de Elah está por debajo de Crash, incluso a nivel de eficacia narrativa, es una de las películas más inteligentes del año, una película que hace cuentas con el presente y que prima a los personajes sobre las ideologías.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |