Menu


"Toy Story 3", ¿eres un amigo fiel?
Mabel Salinas (Yoinfluyo.com) nos ofrece un análisis de la cinta Toy Story y el valor de la amistad


Por: Mabel Salinas | Fuente: Yoinfluyo.com



viernes, 25 de junio de 2010

Woody, Buzz, Jesse, el señor y la señora Cara de Papa, Slinky y Rex son nombres con los que muchos crecimos, con los que otros se han encariñado y algunos más conocieron gracias a sus hijos.

El nacimiento de “Toy Story” simbolizó un parteaguas para el cine en términos tecnológicos, pues era la primera cinta animada por completo en computadora. Desde entonces hasta ahora muchas cintas se han resguardado en los avances tecnológicos para vender, dejando de lado la calidad y la profundidad de la historia.


¿Éste es el caso de “Toy Story 3”? Afortunadamente, no.

Ciertamente los aspectos técnicos están más pulidos que antes, los movimientos, incluso las texturas dejan boquiabierto a los cinéfilos y críticos más exigentes, pero más allá de la magia de la computadora y del 3D, la cinta vale por su humanidad, sí, aunque todos sus protagonistas sean juguetes.

Michael Arndt, el guionista del filme, supo cómo rescatar la esencia de cada personaje, pero sin abusar de los recursos de antaño, así como aportarles lo necesario para que en cada uno se denote crecimiento.

Algunos muestran mayor madurez en la toma de decisiones, en la forma en que enfrentan los problemas y olvidan viejas rivalidades; en que saben cuándo hay que bajar las manos, e incluso en ese extraño sustantivo denominado romance.

La amistad, la unidad y el cariño sincero traspasan la pantalla para provocar nostalgia, risas y, quién sabe, tal vez hasta una que otra lágrima en los espectadores.

Por otro lado, la incursión de nuevos personajes para sustentar las nuevas aventuras a las que se enfrentan los juguetes de Andy está más que justificada y es muy sutil, claro que ello se da a costa de la salida de otros más que nos conquistaron años atrás, pero que son recordados con cariño y que abonan al ambiente nostálgico.

Pero por encima de todas las lecciones que se desprenden de “Toy Story 3”, hay dos que no podemos olvidar; por un lado está la importancia de la amistad, pues ésta se encuentra por encima de los deseos personales, del egoísmo; y por otro, la importancia de saber cuándo es necesario un cambio, madurar y seguir con la travesía de la vida.

Por si fuera poco, tanto Arndt como Lee Unkrich, el director de esta tercera entrega y que podría ser la última, aprovechan los estereotipos de dos de los nuevos juguetes: Ken y Barbie, para entregarle a la audiencia algunos de los momentos más divertidos de la película, gracias al uso de la ironía y la burla.

¿Y de qué trata esta nueva aventura de Woody, Buzz y sus amigos?

De las peripecias a las que se enfrentan cuando Andy, convertido en todo un joven, está a escasos días de partir a la universidad y se encuentra ante tres posibilidades: llevarse consigo a sus juguetes, enviarlos al ático, o a la temible… basura.

Por azares del destino, el grupo de amigos termina en una guardería llamada Sunnyside, un lugar de magia y color, que es dirigida por un oso de peluche llamado Lotso y en donde los juguetes tienen la certeza de que nunca serán abandonados, pues siempre habrá niños que les den su amor.

¿Pero todo será tan bello como parece? ¿Los nuevos personajes estarán dispuestos a ser amigos de Woody y compañía? ¿Los ayudarán a volver con Andy antes de que sea demasiado tarde y se marche a la universidad? ¿Los protagonistas terminarán abandonados en el ático?

No cabe duda de que “Toy Story 3” es la cinta que no puedes perderte este verano, pues además de estar perfectamente bien elaborada, posee mensajes valiosos. No abandones a esos juguetes que nos han acompañado desde 1995. Demuestra que eres un “amigo fiel”.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |