Menu


El pecado y la comunicación (K. Zanussi)
Hoy no se siente ya casi hablar de pecado original, incluso entre los cristianos. Creo que esto lo he unido al marxismo y he buscado decir cosas parecidas en mis películas, porque me parece una crítica fundamental.


Por: P. Felipe Santos sdb | Fuente: .



Hoy no se siente ya casi hablar de pecado original, incluso entre los cristianos.
Creo que esto lo he unido al marxismo y he buscado decir cosas parecidas en mis películas, porque me parece una crítica fundamental.

Después de siglos y siglos de desilusión permanente porque no hemos construido un mundo mejor, Marx nos ha propuesto el camino acortado diciendo: basta de decir a las personas que la sociedad ideal está aquí abajo y no en el otro mundo como dice el Evangelio.

Era una promesa estupenda, alegraba a muchos idealistas que no querían ver ya las desconfianzas y los compromisos. Creían que el mundo nuevo que querían construir hubiera sido el mundo mejor, pero ante todo era necesario negar el concepto judeo-cristiano del pecado original, esto es, la imperfección del hombre.

Prevalecía el concepto absurdo iluminista del hombre perfecto. Para crear un hombre perfecto bastaba cambiar las condiciones económicas y políticas de la sociedad, decían. Los que no son ilusos, por el contrario, saben muy bien que esto no puede suceder nunca.

El deseo y la voluntad de encontrar paraísos en este mundo es muy fuerte, y por este motivo no se habla hoy ya del pecado original: significaría que deberíamos admitir que no hay paraíso en este mundo y sin embargo todos nosotros deseamos vivir con una ilusión de paraíso aquí en la tierra.

Es una esquizofrenia por la que se ve que no habrá paraíso en esta tierra y se cree que lo habrá.

Una de sus películas "Paradigma" (1985), tiene como subtítulo "el poder del mal".
Sí, es una fábula que hay que seguir a distancia, incluso diría con una sonrisa en los labios, porque de otro modo el film sería un melodrama insoportable. Ahora que vivimos en un sistema de libre mercado, esta mentalidad que hace perder el sentido del pecado y no distingue el bien del mal está cada vez más difundida. En el rechazo del sentido del pecado veo también el miedo del remordimiento. El hecho de verlo como una bendición y un don, es tanto como decir que es una pequeña resurrección. Es la esperanza que todos podemos comenzar de nuevo desde el principio. Sin embargo, primero hay que admitir la propia culpa.

Polonia es considerada como una "roca fuerte" de la fe cristiana, su pueblo tiene una religiosidad muy fuerte, profundamente enraizada en la vida y en la historia.
Es verdad que en todo el mundo Polonia se ve como una roca fuerte del cristianismo, de la fe católica. "Roca fuerte" es una palabra que no me gusta: me recuerda el asedio y un posible terremoto. Es necesario preguntarse:¿qué cristianismo? ¿Puede definirse realmente cristiano un país obligado a vivir con el aborto y el divorcio?

Estoy convencido que es mejor una religiosidad superficial que el ateísmo. El consumismo entre nosotros es hoy muy serio. la fe es lucha y hay que mantenerse alerta.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |