Menu


¿ Por qué llamamos padre a nuestros sacerdotes?
Hay pasajes difíciles de entender, y el tema aquí tratado es, sin lugar a dudas, uno de ellos.


Por: Dr. Jorge Rodríguéz | Fuente: Catholic.net



Los hermanos separados nos critican porque llamamos Padre a nuestros Presbíteros (sacerdotes) o Santo Padre al Papa. Interpretando equivocadamente la Biblia, dicen que Jesús ordenó no llamar padre a nadie, más que a Dios. Pero, como volvemos a insistir, la Palabra de Dios hay que entenderla en todo su contexto, no tomando sólo partes de la Escritura sino también los otros textos que nos hablen sobre el tema. Nosotros llamamos padres a nuestros sacerdotes por que son nuestros padres en el sentido espiritual, lo cual va de acuerdo con la Escritura, como ser verá más adelante. Cabría preguntarse aquí, con respecto a la objeción de nuestros hermanos protestantes: ¿cómo es que ellos llaman a sus progenitores?. Veamos que no existe nada de malo en denominar padres a nuestros sacerdotes (sólo hemos tomado citas bíblicas del Nuevo Testamento):

Mt 1.2,6 Abraham fue padre de Isaac, y éste de Jacob. Jacob fue padre de Judá y de sus hermanos… Jesé fue padre del rey David…

Mt 10.21 Un hermano denunciará a su hermano para que lo maten, y el padre a su hijo, y los hijos se sublevarán contra sus padres y los matarán.

Mt 10.35,37 Pues he venido a enfrentar al hombre contra su padre … El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí …

Mt 13.52 ‘Cuando un maestro en religión ha sido instruido sobre el Reino de los Cielos, se parece a un padre de familia…’

Mt 15.4 Pues Dios ordenó: Cumple tus deberes con tu padre y con tu madre. Y también: El que maldiga a su padre o a su madre …

Mt 15.5 En cambio, según Uds., es correcto decir a su padre o a su madre …Según Uds. una persona queda libre de su deberes para con su padre …

Lc 16.24 Entonces gritó: ‘Padre Abraham, ten piedad de mí’.

Lc 18.20 ‘Ya sabes los mandamientos: No cometas adulterio, no mates, …, honra a tu padre y a tu madre’.

Hch 7.2 Esteban respondió: ‘Hermanos y padres, escúchenme’.

Hch 7.4 Después de la muerte de su padre, Dios hizo que se trasladara a este país en que ustedes habitan ahora.

Hch 7.15 Jacob entonces bajó a Egipto, donde murió él, y más tarde también nuestros padres.

Hch 7.19 Este rey, actuando con astucia contra nuestra raza, obligó a nuestros padres a que abandonaran a sus hijos recién nacidos.

Hch 7.20 Durante tres meses fue criado (Moisés) en la casa de su padre.

Hch 7.32 ‘Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob’.

Hch 7.38 Este es el que estaba con nuestros padres en la asamblea del desierto.

Hch 7.44,45 Nuestros padres tenían en el desierto la Tienda del Testimonio… Después de recibirla, nuestros padres…

Hch 7.52 ‘¿Hubo algún profeta que sus padres no hayan perseguido?’.

Hch 13.17 ‘El Dios de Israel, nuestro pueblo, eligió a nuestros padres’.

Hch 22.1 ‘Hermanos y padres, escúchenme, pues les quiero dar algunas explicaciones’

Hch 24.14 ‘Pero sí admito ante ti que sirvo al Dios de nuestros padres según nuestro camino’.

Hch 26.6 ‘Y si ahora soy aquí procesado, es por esperar la promesa hecha por Dios a nuestros padres’.

Hch 28.17 ‘He sido entregado a los romanos sin que yo haya ofendido a las autoridades de nuestro pueblo ni las tradiciones de nuestros padres’.

Hch 28.25 ‘Es muy acertado lo que dijo el Espíritu Santo cuando hablaba a sus padres por boca del profeta Isaías’.

Rom 1.30 Desafían a Dios, son altaneros, orgullosos, farsantes, hábiles para lo malo y no obedecen a sus padres.

Rom 4.11-12 Abraham es el padre de todos los que creen … Es el padre del pueblo judío … sigan las huellas de nuestro padre Abraham.

Rom 4.17 Abraham es el padre de todos nosotros, como dice la Escritura: Te hago padre de muchas naciones.

Rom 11.28 Pero ateniéndose a la elección, ellos son amados en atención a sus padres.

1 Cor 4.15 No pueden tener muchos padres, y he sido yo quien les trasmitió la vida en Cristo Jesús por medio del Evangelio.

2 Cor 12.14 No son los hijos los que deben juntar dinero para sus padres, sino los padres para sus hijos.

Ef 5.31 La Escritura dice: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa y los dos formarán un solo ser.

Ef 6.1 Hijos, obedezcan a sus padres, pues esto es un deber: Honra a tu padre y a tu madre.

Ef 6.4 Y ustedes, padres, no sean pesados con sus hijos.

Fil 2.22 Pero Timoteo, como saben, ha dado pruebas, y como un hijo al lado de su padre, ha estado conmigo al servicio del Evangelio.

Col 3.20 Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque eso es lo correcto entre cristianos.

1 Tim 5.1 No reprendas con dureza al anciano; al contrario, aconséjalo como si fuera tu padre.

1 Tim 5.4 Que aprendan éstos primero a cumplir sus deberes con su propia familia y ayudar a sus padres.

Hb 12.7 Ustedes sufren, pero es para su bien, y Dios los trata como a hijos: ¿a qué hijo no lo corrige su padre?

Hb 12.9,10 Además, cuando nuestros padres según la carne nos corregían, los respetábamos … Nuestros padres nos corregían sin ver …

1 P 1.18 No olviden que han sido rescatados de la vida vacía que aprendieron de sus padres.

1 Jn 2.13 Estos les escribo, padres, ustedes conocen al que es desde el principio.


Encontramos a continuación, otras citas más en las cuales podemos notar que los escritores bíblicos consideraban como hijos espirituales – o sea, considerándose a sí mismos como padres – , a sus lectores; es decir, a los miembros de la Iglesia:

2 Cor 6.13 Páguennos con la misma moneda. Les hablo como a hijos; sean más abiertos.

Gal 4.19 Hijitos míos, de nuevo sufro por ustedes dolores de alumbramiento.

1 Tim 1.2 A Timoteo, verdadero hijo mío en la fe.

1 Tim 1.18 Al darte estas recomendaciones, Timoteo, hijo mío…

2 Tim 1.1,2 Pablo, apóstol de Cristo Jesús ... a su querido hijo Timoteo.

2 Tim 2.1 En cuanto a ti (Timoteo), hijo, que tu fuerza sea la gracia que tienes en Cristo Jesús.

Tit 1.4 Te saludo, Tito, verdadero hijo mío en la fe que compartimos.

1 Jn 2.1 Hijitos míos, les he escrito esto para que no pequen.

1 Jn 2.7 Hijos queridos, no les escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo.

1 Jn 2.12,14 Esto les escribo, hijitos: ustedes recibieron ya el perdón de sus pecados. Les he escrito, hijitos, porque ya conocen al Padre.

1 Jn 2.18 Hijitos, es la última hora, y han oído que va a venir un anticristo.

1 Jn 2.28 Y ahora, hijitos, permanezcan en él.

1 Jn 3.7,18 Hijitos míos, no se deben extraviar… Hijitos, no amemos con puras palabras y de labios para afuera…

1 Jn 4.4 Ustedes, hijitos, son de Dios, y ya han logrado la victoria sobre esa gente.

1 Jn 5.21 Hijitos, guárdense de los ídolos.

3 Jn 4 Nada me causa mayor alegría que el saber que mis hijos viven en la verdad.




Yo creo, Señor; en Ti
que eres la Verdad Suprema.
Creo en todo lo que me has revelado.
Creo en todas las verdades
que cree y espera mi Santa Madre
la Iglesia Católica y Apostólica.
Fe en la que nací por tu gracia,
fe en la que quiero vivir y luchar
fe en la que quiero morir.


Para Profundizar en el tema:
Apologética. Aprende a defender tu Fe


Artículo cortesía de www.EducarEsAmar.mx.gs

Para consultar los boletines anteriores:
Boletines

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí