Menu



Educación de Calidad

Educación de Calidad
¿Cuáles son los elementos para una educación de calidad?


Por: Paz Fernández Cueto | Fuente: Conoze





La manipulación política del magisterio y la aplicación de criterios ideológicos en los contenidos educativos, repercuten en el rezago educativo que sufre el país.

No deja de ser frustrante que ahí donde se han invertido grandes esfuerzos se recojan tan pésimos resultados. Según informe de la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, habiéndose incrementado la inversión educativa en México en un 49 por ciento durante los últimos ocho años, no guarda proporción con el nivel educativo de los alumnos que mantienen niveles reprobatorios.

Tomando en cuenta estudios anteriores, como el realizado por la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo, IEA, durante el Tercer Estudio Internacional sobre matemáticas y Ciencias, en donde se evaluó a 55 mil alumnos de secundaria en 41 países, podemos sacar conclusiones interesantes que desmitifican tabúes y falsas suposiciones para fincar el éxito educativo.

1. Más dinero no significa necesariamente mejor calidad educativa. Los países de mayor inversión por alumno no fueron los mejor evaluados. Suiza, invirtiendo 7 mil dólares por alumno al año, ocupó el lugar 8 lugar en matemáticas y el 24 en ciencias, mientras que Japón con 4 mil 350, ocupa el tercer lugar en cada materia. Lo más notable es el extraordinario rendimiento académico de tres países emergentes: Corea del Sur con 2 mil, República Checa con mil 900 y Hungría con sólo mil 650.

2. Más horas de clases tampoco garantizan el mayor rendimiento. Éstas rinden más en unos países que en otros, así Austria, con el mayor número de horas de clase invertidas que cualquier otro país, 170 al año, consigue resultados bastante buenos al colocarse en el lugar 12 entre los países evaluados. En cambio Noruega con sólo 100 horas, alcanza los mismos resultados que Nueva Zelanda con 140 o que Estados Unidos con 143. Y a Japón les bastan 117 horas para ocupar el tercer lugar tanto en ciencias como en matemáticas.

3. Pocos alumnos por clase tampoco son determinantes para lograr la excelencia educativa. Parecería lógico pensarlo, sin embargo, los resultados desmienten de nuevo este supuesto. Irlanda con 24.4 alumnos por profesor, obtiene mejores resultados que Estados Unidos con un promedio de 19 alumnos por maestro, que España con 17.6, que Portugal con 12.1 o que Dinamarca con sólo 11.2.

4. Las pautas culturales tampoco son determinantes. Sin duda el clima de enseñanza en Asia se caracteriza por la competencia, disciplina y recia autoridad que ocasionan fuertes presiones entre los alumnos, sin embargo, estos valores culturales no se dan de la misma forma en Suiza, en República Checa o en Bulgaria, países muy bien evaluados en la encuesta.

Los factores que determinan el éxito educativo son distintos a los ya mencionados, y no se explican tan sólo por conductas demográficas o sociales. Intervienen más decididamente las políticas educativas, los planes de estudio y los métodos pedagógicos. No hay recetas preestablecidas pero sí algunas verdades universales. Se trata de insistir en lo básico: ortografía, lectura y matemáticas. Las tablas de operaciones siguen de moda de manera que se aprenda a calcular mentalmente antes que hacerlo sobre el papel; las calculadoras están prohibidas; se emplean libros de texto bien experimentados, antes que experimentarlos en los alumnos quedando obsoleta la imposición de textos únicos; los criterios para la selección de programas y sus contenidos son científicos, alejados de dogmatismos o imposiciones ideológicas.

El profesor, pieza clave, da seguimiento a sus alumnos y pregunta para asegurar que hayan entendido la lección, poniendo un gran empeño en evitar rezagos con explicaciones extras o clases particulares.

Una buena escuela es una comunidad de padres, maestros y estudiantes en retroalimentación continua, para lograr cerrar lo que Carlos Fuentes llama el triángulo de la excelencia educativa.

Preguntas y comentarios al autor de este artículo









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |