Menu



Los dos lobos...

Los dos lobos...
Sembrando Esperanza II. Cada día nos enfrentamos a diversas situaciones, conflictos,exigencias. Desde que nos levantamos hasta irnos a descansar.


Por: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net




Bien dice la Sagrada Escritura: La vida del
hombre es una lucha sobre la tierra
(Job 7, 1). Cada día nos enfrentamos a diversas situaciones, conflictos,exigencias. Desde que nos levantamos hasta irnos a descansar, ahí nos encontramos nosotros en medio de la batalla entre nuestros principios y valores y el frenetismo ambiental y confuso que nos envuelve.

Ahora bien, cada uno según su propio código moral irá actuando según los valores y principios que haya ido fraguando a lo largo de la vida.

Día a día nos enfrentaremos a decisiones en donde tendremos que escoger entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira, entre la generosidad y el egoísmo... Tus decisiones, y consecuentemente tu actuar, estará determinado por el camino que tú quieras escoger.

Hace unas semanas el Papa Benedicto les decía a los jóvenes y seminaristas en Nueva York: "Mis años de teenager fueron arruinados por un régimen funesto que pensaba tener todas las respuestas; su influjo creció -filtrándose en las escuelas y los organismos civiles, así como en la política e incluso en la religión- antes de que pudiera percibirse claramente que era un monstruo. Declaró proscrito a Dios, y así se hizo ciego a todo lo bueno y verdadero". Se refería al partido Nazi; algo parecido puede estar sucediendo en nuestra sociedad actual.

Sin Dios, rechazando a Dios de nuestras vidas, es muy difícil distinguir entre lo bueno y lo malo, lo verdadero y lo falso, lo esencial y lo urgente. Tenemos que retomar el camino correcto y solo será posible en la medida en que el hombre, conociéndose a sí mismo, busque cultivar la parte buena y noble que hay dentro de sí, cortando, podando y extirpando todo aquello que hay de malo e innoble... les comparto esta historia que nos puede ayudar a reflexionar y a retomar el camino correcto:

Un viejo cacique de una tribu estaba charlando con sus nietos acerca de la vida. Él les dijo: Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí, es entre dos lobos.
Uno de los lobos es el resentimiento, la inferioridad, el miedo, la maldad, la avaricia, la mentira, el egoísmo, la envidia, el rencor, la culpa, el dolor, la ira, la injusticia. Esa parte fea que tenemos todos los hombres...

El otro lobo, es... la paz, el amor, la bondad, la alegría, la gratitud, la sencillez, la esperanza, la serenidad, la humildad, la compasión, la sinceridad, la misericordia, la generosidad.

Después agregó: "Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de todos los seres humanos que hay en la tierra".

Los niños pensaron por unos instantes y uno de ellos preguntó a su abuelo: "¿Y cuál de los lobos crees que ganará?" El viejo cacique respondió
simplemente: "El que alimentes..."

¿Qué es lo que estoy alimentando en mi conciencia, en mi voluntad y en mi actuar?, muchas veces nos quejamos del mundo en que vivimos y tal vez soy el primer propulsor de todas esas actitudes negativas, pues son las que estoy alimentando a diario. Si queremos cambiar al mundo para bien, comencemos cambiando nosotros primero.

Cambiemos primero al hombre, a ese lobo que tenemos dentro y nos encontraremos con un mundo más hermano y humano.

Recuérdalo siempre, depende de lo que alimentes...


  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Dennis Doren LC


    Puedes escuchar esta meditación en audio entrando al Podcast de Catholic.net aquí:





    Blog, Sembrando Esperanza
    Canal de youtube.
    FB. Fanpage. Sembrando Esperanza
    Twitter: @dennisdorenLC









    Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |