Menu



Cuando buscas mejorar tu entorno

Cuando buscas mejorar tu entorno
Sembrando Esperanza II. Hoy es la oportunidad de que todos ganemos y sigamos estos buenos ejemplos que orienten nuestras vidas.


Por: P. Dennis Doren LC | Fuente: Catholic.net




Cuántas oportunidades maravillosas para hacer el bien. Cada día necesitamos nuevos ejemplos de vida; gracias a Dios nunca faltan personas generosas que se dedican a ayudar y a mejorar su entorno. Si quieres recibir amor, debes dar amor; si quieres recibir cosas buenas, tienes que repartir, a manos llenas, cosas buenas. Tus decisiones son muy importantes, pues en ellas tú podrás ofrecer actos de generosidad y ello te hará crecer. Hoy es la oportunidad de que todos ganemos y sigamos estos buenos ejemplos que orienten nuestras vidas y todo será más fácil.

Un hombre tenía un sembradío de flores estupendas; cada día salían de su cultivo centenares de paquetes a vender a la ciudad con las flores más bellas y fragantes que nadie pudiera conocer.

Este señor, año por año, ganaba el premio a las flores más grandes y de mejor calidad y, como era de esperarse, era la admiración de todos en la región. Un día se acercó un periodista de un canal de televisión a preguntarle el secreto de su éxito, a lo que el hombre contestó:

Mi éxito se lo debo a que de cada cultivo saco las mejores semillas y las comparto con mis vecinos, para que ellos también las siembren.

¿Cómo? respondió el periodista- pero eso es una locura, ¿acaso no teme que sus vecinos se hagan famosos como usted y le quiten su importancia?

El hombre dijo: Yo lo hago porque al tener ellos buenos sembradíos, el viento va a devolver a mi cultivo buenas semillas y la cosecha va a ser mayor; si no lo hiciera así, ellos sembrarían semillas de mala calidad que el viento traería a mi cultivo y cruzaría las semillas, haciendo que mis flores sean de mala calidad.

Es necesario compartir nuestras mejores semillas de cualidades y virtudes, para así, obtener una cosecha excelente de una sociedad mejor.

La vida humana es un camino. ¿Hacia qué meta? ¿Cómo encontramos el rumbo? La vida es como un viaje por el mar de lahistoria, a menudo oscuro y borrascoso; un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente; ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero, para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que den luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía. Y ¿quién mejor que María podría ser para nosotros estrella de esperanza? Ella, que con su «sí» abrió la puerta de nuestro mundo a Dios mismo; Ella que se convirtió en el Arca viviente de la Alianza, en la que Dios se hizo carne, se hizo uno de nosotros, plantó su tienda entre nosotros. (cfr. Encíclica Spe Salvi, Papa Benedicto XVI).



  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Dennis Doren LC


    Puedes escuchar esta meditación en audio entrando al Podcast de Catholic.net aquí:





    Blog, Sembrando Esperanza
    Canal de youtube.
    FB. Fanpage. Sembrando Esperanza
    Twitter: @dennisdorenLC














    Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |