Menu



38. La vasija agrietada

38. La vasija agrietada
Sembrando Esperanza II. Dios siempre sacará de males aparentes bienes reales.


Por: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net




Las expectativas personales dependen mucho de haber vivido en un mundo de competencias, comparaciones, retos; en un mundo idealmente perfecto, alejado de una vivencia cristiana en torno a un ambiente sencillo, de una sana y honesta lucha, de cualidades y defectos.

Constantemente nos estamos comparando con los demás, si fulano de tal es exitoso, si el otro logró unas calificaciones de excelencia en la universidad y le dieron Summa cum Laude, si la chica tal es una excelente vendedora de bienes raíces, si el otro ha ganado tantos maratones y no sé cuantas medallas de oro, es que toda su vida ha sido batir record, si le compraron tal carro por pasar de panzazo su último año de bachillerato, y así, podríamos multiplicar y multiplicar los ejemplos.

Cuántos casos de jóvenes o personas maduras, o no tanto, que habiendo vivido en este mundo ideal, al experimentar fracasos y debilidades personales, se les viene encima el mundo que querían sostener con sus medallas y sus triunfos e incluso con sus engaños.

Sin darnos cuenta, confundimos el éxito con losresultados, vivimos en torno a ellos, y pareciera que ese es el único punto de referencia, referencia de satisfacción, felicidad y realización personal ¿será que siempre es así?

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo, hasta la casa de su patrón; pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada; pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir".

El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente: "Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino". Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, solo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces "¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado, y por dos años, yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza".

Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados.

Dios siempre sacará de males aparentes bienes reales, Dios actúa en el silencio y no va alardeando. Algún día nos daremos cuenta de las maravillas y milagros que hace a través de nosotros, pobres vasijas agrietadas; y también de todo aquello que Dios aprovechó para hacer el bien, sacando cosas buenas de nuestras debilidades y grietas. Por eso, confía en Dios, y deja que Él, a través de ti, riegue las flores que un día lanzó en forma de semillas.

Uno no deja de reír por hacerse viejo, se hace uno viejo por dejar de reír.



  • Preguntas o comentarios al autor
  • P. Dennis Doren LC


    Puedes escuchar esta meditación en audio entrando al Podcast de Catholic.net aquí:





    Blog, Sembrando Esperanza
    Canal de youtube.
    FB. Fanpage. Sembrando Esperanza
    Twitter: @dennisdorenLC










    Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |