Menu



Textos de San Pablo relacionados con el deporte

Textos de San Pablo relacionados con el deporte
Relación de textos paulinos relacionados con el deporte, con el fin de sucitar un intercambio de escritos sobre la espiritualidad paulina y la espiritualidad del deporte.






A continuación presentamos una selección de textos de San Pablo relacionados con el lenguaje atlético de la cultura deportiva de la antigua Grecia, ellos dan la posibilidad para reflexionar o hacer un discernimiento sobre la espiritualidad cristiana en dialogo con el espíritu de la vida deportiva.

Con esta relación de textos paulinos relacionados con la vida deportiva, pretendemos ofrecer un recurso bíblico, para continuar haciendo énfasis en la posibilidad de un discernimiento cristiano sobre el Deporte.

------------
“Pues dice él a Moisés: “Seré misericordioso con quien lo sea: me apiadaré de quien me apiade”.
Por tanto, no se trata de querer o de correr, sino de que Dios tenga misericordia.
Pues dice la Escritura a Faraón: “Te he suscitado precisamente para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea conocido en toda la tierra”.
( Rom 9,15-17)
----------------

“Si yo, al luchar con las fieras en Éfeso, lo hubiera hecho por razones
humanas, ¿Qué habría ganado con eso?.....”
(1 Cor 15, 35a)

----------------

¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, mas uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis!
Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible.
Así pues, yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no como dando golpes en el vacío,
sino que golpeo mi cuerpo y lo esclavizo; no sea que, habiendo proclamado a los demás, resulte yo mismo descalificado".
(1 Cor 24-27)
------------------------------

Subí movido por una revelación y les expuse el Evangelio que proclamo entre los gentiles - tomando aparte a los notables - para saber si corría o había corrido en vano.
(Gal 2,2)
---------------------------------

Comenzasteis bien vuestra carrera, ¿quién os puso obstáculo para no seguir a la verdad?
(Gal 5, 7)
-------------

"Presentándole la Palabra de vida para orgullo mío en el Día de Cristo, ya que no habré corrido ni me habré fatigado en vano.
(Filp 2, 16)

-------------------
No que lo tenga ya conseguido o que sea ya perfecto, sino que continúo mi carrera por si consigo alcanzarlo, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús.
Yo, hermanos, no creo haberlo alcanzado todavía. Pero una cosa hago: olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante,
corriendo hacia la meta, para alcanzar el premio a que Dios me llama desde lo alto en Cristo Jesús.
Así pues, todos los perfectos tengamos estos sentimientos, y si en algo sentís de otra manera, también eso os lo declarará Dios.
Por lo demás, desde el punto a donde hayamos llegado, sigamos adelante.
Hermanos, sed imitadores míos, y fijaos en los que viven según el modelo que tenéis en nosotros.
(Filp 3,12 s)
---------------------------------------------

Los ejercicios corporales sirven para poco; en cambio la piedad es provechosa para todo, pues tiene la promesa de la vida, de la presente y de la futura.
(1 Tim 4, 7 s)
---------------------------

“Soporta las fatigas conmigo, como un buen soldado de Cristo Jesús.
4 Nadie que se dedica a la milicia se enreda en los negocios de la vida, si quiere complacer al que le ha alistado.
Y lo mismo el atleta; no recibe la corona si no ha competido según el reglamento.
Y el labrador que trabaja es el primero que tiene derecho a percibir los frutos.
Entiende lo que quiero decirte, pues el Señor te dará la inteligencia de todo.
(2 Tim 2, 3- 7).
--------------------------

He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe.
Y desde ahora me aguarda la corona de la justicia que aquel Día me entregará el Señor, el justo Juez; y no solamente a mí, sino también a todos los que hayan esperado con amor su Manifestación.
(2 Tim 4, 7 – 8)
--------------------

Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que nos asedia, y corramos con fortaleza la prueba que se nos propone,
fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe, el cual, en lugar del gozo que se le proponía, soportó la cruz sin miedo a la ignominia y = está sentado a la diestra = del trono de Dios.
Fijaos en aquel que soportó tal contradicción de parte de los pecadores, para que no desfallezcáis faltos de ánimo.
No habéis resistido todavía hasta llegar a la sangre en vuestra lucha contra el pecado.
(Heb 12, 1-4)
-----------------
Los presentamos sin ningún comentario, con el fin de motivarles a que nos envíen sus escritos exegéticos, homiléticos, reflexiones,oraciones y meditaciones, de modo que podamos crecer en el sentido que su santidad Benedicto XVI nos propone durante este año del jubileo paulino.








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |