Menu



Primera Parte. 10 valores humanos que los padres deben enseñar a sus hijos, para que tengan éxito en

Primera Parte. 10 valores humanos que los padres deben enseñar a sus hijos, para que tengan éxito en
Formas y razones de educar a los hijos para el logro de éxito escolar y personal.


Por: Francisco | Fuente: www.micumbre.com



Primera Parte. 10 valores humanos que los padres deben enseñar a sus hijos, para que tengan éxito en la escuela y en la vida

Valores humanos (La calidad moral que mueve a hacer las buenas acciones con convencimiento y firmeza en el arte de vivir)

Está perfectamente comprobado que los niños que han recibido en su hogar y en la escuela una buena educación en los valores y virtudes humanas, tienen las mejores puntuaciones en autocontrol, comportamiento y cooperación que los que no han recibido esa educación. Los padres que tienen hijos que se portan mal, en casa y en la escuela, suelen estar más alejados de las prácticas religiosas, el hábito de las virtudes y el ejercicio de los valores.

10 principales Valores. Primera parte: Amistad, autodisciplina, compasión, coraje.
Segunda parte Fe, honestidad, lealtad, perseverancia, responsabilidad y trabajo. Están puestas por orden alfabético, pero cada uno debe ponerlas en orden a su preferencia.

Forma de practicarlos: Cómo que se deben inculcar a los hijos y la forma de adaptarlos al comportamiento de los hijos en la escuela, en la familia y en la sociedad:

Razones del por qué educar en Valores: Si los padres practican con el ejemplo y enseñan a sus hijos los valores y las virtudes religiosas y humanas, como la cultura moral de lo que se supone que tiene que ser el mundo, están contribuyendo a crear unos hábitos en los hijos que trascienden a todas sus actividades, escolares, sociales, familiares y políticas.

Las organizaciones religiosas, siempre apoyan a los padres, mejoran sus habilidades y los niños ven que los mensajes de los progenitores, son reforzados por otros adultos, además de que las comunidades religiosas, aportan al ser padre una significación sagrada. No he tenido en cuenta la religión que practican los padres, bien sean católicos, protestantes, judíos, musulmanes, etc.

1. Amistad: La amistad es algo más que un afecto, es amor. Es una perspectiva moral. La amistad tiene sus exigencias: Franqueza, apertura, capacidad de aceptar críticas y halagos, lealtad, sacrificio, etc. Suele surgir de intereses y metas comunes. Un amigo es mucho más que un conocido. Se requiere mucho tiempo y esfuerzo para establecerla y gran trabajo para mantenerla. Los padres no son amigos, los padres son padres por encima de todo y de una forma muy superior. A un amigo lo pueden rechazar, a un padre no.

Forma de practicarla: Todos los padres saben que para los hijos es fundamental la elección de amigos, pues eso les indicarán el rumbo que van a seguir en la vida. Los buenos amigos elevan nuestro desarrollo moral e intelectual y los malos amigos lo disminuyen y en ocasiones lo destruyen. Los padres deben enseñar a los hijos, a reconocer las falsas amistades y a que comprendan en que son nocivas para ellos. También los padres deben dar ejemplo con sus propias amistades, con las que se relacionan. Una actividad de maduración profunda para un joven, puede ser el trabar amistad con otro alumno que no tiene amigos, porque es nuevo o porque es menos afortunado en los estudios o en la sociedad.
El aspecto mas activo de la amistad se refleja en estas frases: ”Para tener un amigo, sé un amigo” y “Los amigos no permiten que sus amigos, conduzcan ebrios”

Algunas circunstancias donde se ven claramente la fuerza e intensidad de la amistad: Los amigos que permanecen unidos en la adversidad. Los amigos que dan más de lo que esperan recibir. Los amigos que para mejorar, se inducen mutuamente. Los pequeños actos, grandes sacrificios o acciones heroicas, realizadas por amistad.

2. Autodisciplina: Quiere decir, discípulo de uno mismo. Es imprescindible para mantener el control sobre nuestra vida y desarrollo. Con ella conseguiremos la formación de hábitos mediante la puesta en práctica. Podremos plantearnos desafíos que nos permitan obtener los logros propuestos. Nos ayuda a tener orden y rigor en nuestras cosas.

Forma de practicarla: Es indispensable para poder conseguir los objetivos propuestos en la escuela o en la casa. Servirá para hacer la tarea sin dilaciones ni excusas. También para cumplir los horarios de llegada a la escuela y de empezar y terminar las tareas. Para distribuir el tiempo dedicado a los estudios, deportes, asueto, televisión, juegos, lecturas, etc.

Podrán ponerse desafíos y hacer programas con tiempos, objetivos y controles parciales. Irán viendo los resultados y apreciaran los avances. Los alumnos que tienen diseñado un programa de horarios para sus actividades, tienen muchísimas más posibilidades de obtener mejores resultados en sus estudios.

3. Compasión: Es un valor que tiene en cuenta la realidad de otras personas. Es bondad, benevolencia, amistad. Es una actitud hacia la camaradería, la unión y el compañerismo en los momentos difíciles. Auxiliar al que está en desgracia. Modera el egoísmo virulento del individuo. Lo contrario es lo divisorio: racismo, sexismo, chovinismo, el pecado de omisión, etc.

Forma de practicarla: Si se ha acostumbrado a los hijos a distinguir con claridad entre lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, encontrarán muy sencillo aplicarla ante situaciones que diariamente se le presentan con sus compañeros de clase. Siempre habrá un momento, donde podrán ayudar a alguien con tareas que el otro no puede hacer. De esta manera, reforzaran sus propios conocimientos y dejan un buen sabor de boca en quien ha sido ayudado. Normalmente las obras buenas, se esparcen rápidamente y siempre la ayuda realizada se recibe devuelta, multiplicada por mil. Lo que crea un flujo y reflujo de ayuda, que beneficia escolarmente, a todos los que practican el valor de la compasión.
Enseñar a practicar la compasión, elimina el grave problema de la discriminación por razas, sexos, economías, religiones, etc. Por eso los hijos educados en la compasión, se pueden desenvolver en todos los ambientes, pudiendo sacar buen provecho de situaciones, donde otros no pueden entender el convivir.

4. Coraje: El coraje consiste en saber qué es lo que se debe temer. Lo contrario del coraje es la temeridad, que algunos la confunden con la falta de miedo. El coraje en las personas bien formadas, sale a relucir frente a las injusticias. Realizando actos de valentía, nos volvemos valientes y cuanto más valientes somos, mas capacidad de resistencia poseeremos. La razón sirve para actuar con inteligencia, ante situaciones desafiantes.

Forma de practicarla: Los padres deben fomentar también este valor, pues ayudara a los hijos a sacar fuerzas de las flaquezas. Les enseñará a luchar fuerte, en lo que consideran retos de estudios, trabajos o relaciones. Habrá cosas que las hagan en función de un reto, que ellos mismos se propongan. Dominarán el miedo al ridículo, serán valientes en defensa de los demás, incluso hablando por los que no tienen voz. Los padres también deberán enseñar a los hijos a acompañar a otros que estén en circunstancias difíciles. Esto permitirá que los jóvenes adquieran coraje y aprendan a manejar su confianza y su temores, aprendiendo también a distinguir que es lo correcto, incluso dominando su voluntad.

Si tiene algún comentario, por favor escriba a francisco@micumbre.com


Si quiere leer otros artículos complementarios, visite www.micumbre.com

Recomiéndanos a tus amigos
http://es.catholic.net/recomiendanos/









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí