Menu


Aclaraciones sobre ideas y actitudes
Trabajemos siempre para hallar la verdad partiendo de la confianza en nosotros mismos, confianza en el hombre


Por: Salvador Casadevall | Fuente: Catholic.net



Para que unas personas puedan dialogar se precisan dos cosas: que las dos partan de una actitud de libertad y se coloquen ambas en el mismo nivel, sin que ninguna de las dos pretenda dominar a la otra autoritariamente y segundo que tengan un mínimo de afinidad mental y un mínimo de conocimiento de lo que van a dialogar.

Cuando no se dan estas dos condiciones, la única posición razonable es la del respeto y la tolerancia. En cualquier caso, es siempre necesaria la buena voluntad.

Unas ideas no son erróneas porque así se afirme, sino porque así se demuestre. Nadie puede pretender que un hombre, ser inteligente y libre, acepte unas afirmaciones o veredictos sin ser demostrados. Y mucho menos que lo que tenga que aceptar  es por vía autoritaria.
Es preciso eliminar definitivamente del mundo de los hombres y del mundo religioso las dictaduras intelectuales, por inhumanas y por entorpecer el progreso intelectual.

La fe es dinámica, algo vivo, que exige una continua búsqueda, un más allá hacía Dios. Por eso no puede ser encerrada en ningún concepto ni en ninguna fórmula.
La fe ayuda a soportar las dudas (Cardenal Newman)
Nosotros debemos respetar este misterio, sin pretender conocerlo todo. Algunos pretenden conocer a Cristo y a Dios, y adoran el conocimiento que de ellos dicen tener; otros admitimos no conocer nada o poco  y aceptamos y adoramos todo lo que haya en Cristo, en Dios y en el más allá.

¿Dónde está la verdadera fe? Los primeros creen en sí mismos, creen en lo que saben,  los segundos creemos en Cristo, en Dios, en María Santísima  y en el más allá.



Trabajemos siempre para hallar la verdad partiendo de la confianza en nosotros mismos, confianza en el hombre y en Dios que siempre inspira al que quiere su inspiración y pone voluntad en llevarla a término.
La fe es un camino personal que no admite ser manoseado ni científicamente, ni autoritariamente, sólo es válida la experiencia de cada cual. Y, más allá de todo, tengamos esperanza.
 
No olvidemos que lo mal hecho, la vida, la naturaleza podrá soportar las grandes equivocaciones, las grandes injusticias, pero pasa siempre factura por ello. Y la cobra. No hay facturas impagas por lo mal hecho en la vida.
Dicen por ahí que Dios perdona siempre, los humanos a veces, pero las leyes naturales, es decir las leyes de la vida, no perdonan nunca.

No nos cansemos de bregar para que la Iglesia que fundó Jesús sea cada día mejor. Qué la figura de la Iglesia siga hiriendo la retina del hombre moderno.
La retina de sus ojos si es posible, pero naturalmente, sobre todo la retina de su corazón y de su inteligencia; que ilumine el sentido de la justicia y de la honestidad, más necesario hoy que nunca.

Así es como palabras y gestos de un Juan XXIII o Juan Pablo II o del reciente papa Francisco han herido e iluminado al hombre de hoy mil veces más que una gran misa pontifical o un fresco maravilloso.

El mundo necesita más que nunca las palabras de vida, los gestos de vida.
Palabras y gestos de vida son el color que nuestro mundo necesita, siquiera para no desesperar.
                                             
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
REFLEXIONES DESDE LA FAMILIA...........para acompañar a vivir
Galardonado con la Gaviota de Oro-Mar del Plata 2007  Programa “Día Internacional de la Mujer”
Galardonado con la Rosa de Plata-Buenos Aires 2007  Programa “Navidad”
Galardonado con la Gaviota de Oro-Mar del Plata 2006  Programa “Día del Niño”
Mención especial Premio  Magnificat-Buenos Aires 2005  Programa “Adultos Mayores”
Los cuatro primeros libros sobre estas reflexiones están disponibles y son vendidos por correo certificado de entrega.

 









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |