Menu



El Santo Padre dio inicio al Consistorio para reflexionar sobre la familia.

El Santo Padre dio inicio al Consistorio para reflexionar sobre la familia.
Nuestra reflexión tendrá siempre presente la belleza de la familia y del matrimonio, la grandeza de esta realidad humana, tan sencilla y a la vez tan rica, llena de alegrías y esperanzas, de fatigas y sufrimientos, como toda la vida.


Por: H. Sergio Mora | Fuente: Zenit.org/ alfayomega



Participan 183 cardenales. El papa recordó que ´Hoy, la familia es maltratada´ e invitó a ´reconocer lo bello, auténtico y bueno que es ser familia hoy

Ciudad del Vaticano, 20 de febrero de 2014

Comenzó esta mañana en el Vaticano, en el aula del sínodo, el Consistorio extraordinario en el cual el papa Francisco se reune con el Colegio de Cardenales, dos días durante los cuales la familia estárá en el centro de la reflexión.

Participan del Consistorio, también aquellos obispos que serán creados cardenales el Conscistorio Ordinario publico del sábado próximo. El Consistorio durará hoy y mañana y las sesiones van de las 9.30 a las 12.30 e y de las 16.30 a las 19 horas.

Esta mañana después de la recitación de la Ora tercia, en la cual participó también el coro de la Capilla Sixtina, el cardenal decano, Angelo Sodano dirigió unas palabras. Antes de la relación de introducción realizada por el cardenal Walter Kasper, el Santo Padre dirigió a los cardenales palabras que reportamos a continuación.

“Queridos hermanos:
Les saludo cordialmente y doy gracias Señor, junto a ustedes, porque nos concede estos días para encontrarnos y trabajar juntos. Damos la bienvenida especialmente a los hermanos que este sábado serán creados cardenales, y los acompañamos con la oración y el afecto fraterno.
En estos días reflexionaremos de modo particular sobre la familia, que es la célula básica de la sociedad humana. El Creador ha bendecido desde el principio al hombre y a la mujer para que fueran fecundos y se multiplicaran sobre la tierra; así, la familia representa en el mundo como un reflejo de Dios, uno y trino.

Nuestra reflexión tendrá siempre presente la belleza de la familia y del matrimonio, la grandeza de esta realidad humana, tan sencilla y a la vez tan rica, llena de alegrías y esperanzas, de fatigas y sufrimientos, como toda la vida. Trataremos de profundizar en la teología de la familia, y en la pastoral que debemos emprender en las condiciones actuales. Hagámoslo con profundidad y sin caer en la casuística, porque esto haría reducir inevitablemente el nivel de nuestro trabajo.

Hoy, la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad. Se nos pide que realcemos el plan luminoso de Dios sobre la familia, y ayudemos a los cónyuges a vivirlo con alegría en su vida, acompañándoles en sus muchas dificultades.

Damos las gracias al cardenal Walter Kasper por la valiosa contribución que nos ofrece con su introducción.

Gracias a todos, y que tengan buen día”.




Semana decisiva en Roma

Esta semana es decisiva para comprender la amplitud de la reforma que el Papa Francisco está imprimiendo a la Curia romana y a la Iglesia en general, una semana en la que crea a los primeros cardenales de su pontificado

El Papa Francisco, durante su visita a la parroquia de Santo Tomás Apóstol, en Roma

Ésta es una semana decisiva para la reforma que trae el Papa Francisco. El sábado, el Pontífice creará a 19 nuevos cardenales, los primeros de su pontificado. Pastores, como a él le gusta decir, que deben tener olor a oveja. Al mismo tiempo, ha convocado para hoy y mañana a todos los cardenales del mundo, y a sus consejeros, para dar un empuje decisivo a la reforma de la Curia romana, a la trasparencia administrativa del Vaticano, y a una mayor colegialidad en el gobierno de la Iglesia, es decir, una participación más activa de los obispos en las decisiones del Papa.

Transparencia económica

Como ya explicó a los periodistas en el avión de regreso de Río de Janeiro en julio, la reforma de la Iglesia comienza por la administración económica del Vaticano. El lunes pasado, inició estas reuniones con el Consejo de los ocho cardenales (al que los periodistas llaman el G-8), que ha nombrado para la reforma de la Curia romana, y con los representantes de la Comisión de estudio y orientación sobre la organización de la estructura económico-administrativa de la Santa Sede, cuyo secretario es el sacerdote riojano don Lucio Vallejo Balda. Este trabajo cuenta con la asesoría, según los diferentes sectores de la Administración vaticana, de algunas de las consultoras más importantes del mundo, como McKinsey & Company, Promontory Financial Group, Ernst & Young, Deloitte, KPMG y PricewaterhouseCoopers.

En pocas palabras, en las reuniones se están adoptando medidas de profesionalización para que la administración de la Iglesia se convierta en un ulterior motivo de credibilidad y garantía para su obra de evangelización, evitando disfunciones que en el pasado no han sido edificantes. El segundo día de reuniones, el martes, el Papa lo dedicó específicamente a la reforma del Instituto para las Obras de Religión, conocido comúnmente como el Banco del Vaticano, del que, según el padre Lombardi, «se quiere profundizar en su misión en la perspectiva de su servicio religioso y pastoral a la Iglesia, no sólo desde el punto de vista de la operatividad económica».

El cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, coordinador del Consejo de cardenales G-8, ha explicado que una de las propuestas de fondo es la creación de una Secretaría de la Administración Económica, es decir, una sola entidad que unifique la administración financiera de todos los organismos de la Santa Sede, superando la dispersión que hoy existe en diferentes organismos vaticanos. Así, el Papa ha lanzado un mensaje claro: la Iglesia debe ser, ante todo, ejemplo, y el ejemplo comienza con cuentas claras; no hay credibilidad sin la debida transparencia económica.

Curia romana y familia

El Papa Francisco, con el Consejo de cardenales
para la reforma de la Curia


Son días en los que avanza además el trabajo del G-8 sobre la reforma de la Curia romana. El cardenal Maradiaga, antes de entrar en estas reuniones, ha explicado que el G-8 ha comenzado a pasar revista en las reuniones precedentes a los diferentes organismos del Vaticano, comenzando con la Secretaría de Estado: el cardenal hondureño ha aclarado que la función del cardenal Secretario de Estado quedará delimitada a la asistencia del Papa.

Otra las novedades que ha dejado caer es la posibilidad de que el Consejo para los Laicos se convierta en una auténtica Congregación, con potestad jurídica de gobierno. «Tenemos una Congregación para los obispos, para la vida religiosa, para el clero y sólo contamos con un Consejo Pontificio para los Laicos, que conforman la mayoría de la Iglesia. No podemos seguir así», ha explicado al diario La Croix.

El segundo maratón de reuniones comienza este jueves, con dos días de encuentros en los que participan todos los cardenales del mundo para afrontar una de las cuestiones que más afectan hoy a la vida de la Iglesia: la familia. La jornada comienza con una presentación del cardenal alemán Walter Kasper. A continuación, estos representantes de la Iglesia en los cinco continentes tomarán la palabra para analizar, en particular, cómo la Iglesia puede acompañar y acoger el sufrimiento de las personas que viven el dolor de la separación familiar.

Nos encontramos ante la segunda gran reforma que está impulsando el Papa, quien no sólo busca poner orden en la Curia romana, sino que, además, se ha comprometido a impulsar la colegialidad entre los obispos del mundo y Roma. Por este motivo, para el próximo lunes ha convocado una reunión de la Secretaría del Sínodo, que busca hacer que esta institución tenga un carácter más participativo y que no sólo quede circunscrito a convocaciones periódicas, sino que tenga un carácter de consulta permanente.

Todo ello servirá como ensayo general para la Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la familia, convocado para el próximo mes de octubre, a la que seguirá un nuevo Sínodo ordinario en 2015.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |