Menu


Dios dice que debemos perdonar. Estás perdonado
Un padre, al asesino en serie que mató a su hija


Fuente: http://www.religionenlibertad.com



El 19 de diciembre de 2003, Gary Ridgway, conocido como "el asesino de Green River", fue condenado en Seattle (Estados Unidos) a 48 cadenas perpetuas por el asesinato de sendas mujeres en el estado de Washington entre los años 1982 y 1998, cuarenta de ellas en apenas un año y medio de espantosa carrera criminal. Las víctimas eran en su mayoría muy jóvenes, menores de veinte años o poco mayores de esa edad, y varias de 15 y 16 años. Se cree que pudo matar hasta 23 chicas más de las que es sospechoso, antes de ser detenido en noviembre de 2001.

Ridgway hizo un pacto para evitar la pena de muerte a cambio de revelar la ubicación de varios cadáveres de desaparecidas aún no encontradas y de reconocer sus delitos. Se declaró culpable de casi todos los cargos que pudieron formularse contra él, y lo hizo con la absoluta frialdad del psicópata, sin inmutarse. Tampoco pareció experimentar ningún sentimiento cuando hizo un amago de arrepentimiento: "Siento haber matado a todas esas señoras. Siento haber llevado el miedo al vecindario. Sé lo horribles que fueron mis actos. Durante mucho tiempo intenté no matar a más señoras".

Impávido hasta que oyó el perdón
Y tampoco se inmutó cuando el juez autorizó a familiares de las víctimas a dirigirse a él en la sala. Muchos le insultaron y le desearon todo tipo de males. Otros le perdonaron.

La serenidad de Ridgway sólo se quebró con uno de esos testimonios, el de Robert Rule, padre de Linda Jane Rule, desaparecida el 26 de septiembre de 1982 cuando sólo tenía 16 años, y encontrada muerta el 31 de enero de 1983. El asesino de Green River (así denominado por el lugar donde empezó a actuar) estrangulaba a las jóvenes con las manos o con ataduras, y en algunos casos mantenía relaciones sexuales con ellas antes o después de matarlas.

Cuando Rule subió al estrado y empezó a hablar, algo cambió por unos instantes en la compostura del criminal. Robert, un hombre alto, grueso y de melena y barba blancas, explicó que su aspecto le llevaba a hacer de Santa Claus todos los años en el Everett Mall de Seattle, recoge la crónica contemporánea de The Seattle Times. Y dijo algo más (ver abajo el vídeo): "Señor Ridgway, hay personas aquí que le odian. Yo no soy una de ellas. Usted hizo difícil que yo cumpliese con lo que creo. Y esto es que Dios nos dice que tenemos que perdonar. Está usted perdonado".



Las imágenes muestran a Rigdway sin poder contener las lágrimas, como corroboraron los periodistas y público en la sala... aunque también la rapidez con la que el asesino se repuso y volvió a la gelidez que había mostrado en todo el juicio. Para el recuerdo quedaron, sin embargo, esos breves momentos en los que el perdón como mandato evangélico pareció hacer mella en una de las más duras cáscaras de indiferencia jamás vistas.

 

Consulta también

Educar Para El Perdón. Taller en línea

 

Visita nuestra comunidad de Laicos en la Iglesia en Catholic.net
Te invito a suscribirte a nuestros servicios y novedades directamente a tu correo electrónico aquí
Si tienes alguna duda puedes escribir a nuestros servicio de consultores aquí

 









Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |