Menu


Los pecados capitales, las virtudes y medios para vencerlos
Muy importante para todo el que desee avanzar en la santidad aprender a detectar estas tendencias en su propio corazón y trabajar en las virtudes


Fuente: www.buenanueva.net



¿Por qué se llaman pecados capitales?

Se llaman capitales porque generan otros pecados y otros vicios.

El término "capital" no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados.

* ¿Qué son los pecados capitales?

Los pecados capitales son pecados que provienen de la concupiscencia.



* ¿Qué es la concupiscencia?

Es la inclinación de la naturaleza humana hacia el pecado.

Es la propensión natural de los seres humanos a obrar el mal.

Es la insubordinación de los deseos a la razón:  la razón busca a Dios; los deseos, al insubordinarse, se oponen a la razón que busca a Dios.

La concupiscencia nos hace tender a preferir lo placentero y evadir lo más exigente o doloroso.



* ¿De dónde viene la concupiscencia?

Es una de las consecuencia del pecado original.

* ¿Tiene remedio la concupiscencia?

Por supuesto que sí.  Dios nos da todas las gracias –y más de las que necesitamos- para vencer la tentación, el pecado y lo que la concupiscencia nos presenta como agradable, bueno y necesario.

Pecados Capitales
Virtudes para  vencerlos

1.     Soberbia:
        Es el deseo de superioridad y  de alto
        honor y gloria
        Humildad:
        Es reconocer que de nosotros mismos
         solo tenemos la nada y el pecado.

2.     Avaricia:
        Es el deseo de acaparar bienes
        Generosidad:
        Dar con gusto de uno mismo o
        de lo propio a los que necesiten.

3.     Lujuria:
        Es el desorden del apetito sexual
        Castidad:
        Control del apetito sexual.

4.     Ira:
        Reacción o actitud colérica ante un daño,
        dificultad o contrariedad.
        Paciencia:
        Soportar con paz y serenidad
        las adversidades.

5.     Gula:
        Deseo y consumo desordenado
        de la comida y bebida.
        Templanza :
        
Moderación en el comer y en el beber

6.     Envidia:
       Deseo o resentimiento de las cualidades,
       bienes o logros de otro.
        Caridad:
        
Procurar el bien del prójimo.

7.     Pereza:
        
Desgano en las obligaciones o ante
        los bienes espirituales.
        Diligencia:
        
Cuidado y responsabilidad en
        el cumplimiento de las obligaciones.

SOBERBIA

Estrictamente hablando la Soberbia es el orgullo que lleva a la persona a igualarse a Dios o ponerse en antagonismo con Dios.

Pero este pecado capital también se refiere al orgullo que “consiste en una estima de uno mismo o amor propio indebido, que busca la atención y el honor” (Catecismo de la Iglesia Católica #1886).

El orgullo tiene muchas formas de presentarse.  He aquí sólo algunas:

Vanidad:  deseo de ser apreciado y quedar bien.

Engreimiento:  creerse uno muy importante, necesario, creerse una gran cosa.  Y para colmo:  no darse cuenta que cualquier cosa buena que tengamos nos viene de Dios, no de nosotros mismos.

Arrogancia:  mostrar actitudes de superioridad a los demás.

Auto-suficiencia:  Creer que no necesito de Dios, que todo lo puedo por mí mismo, o creer que no necesito tampoco a otras personas.

Suceptibilidad:  No aceptar crítica o corrección, además de molestarse sin suficiente razón.

(para completar ver Letanías de la Humildad y otro examen de conciencia).

Contra SOBERBIA - HUMILDAD

Humildad viene del latín humilitas, que significa abajarse.  Y de humus, que significa suelo, tierra.

De estos dos vocablos podemos inferir cómo obtener la virtud de la humildad:  abajándonos hasta el suelo.  En ese abajarse reconocemos que nada somos y nada tenemos que no venga de Dios.  Lo único que tenemos de nosotros mismos es el pecado y nuestra nada. 

Humildad es decirle a Dios:  Tú eres Todo y yo soy nada.  Y creérnoslo de veras. 

El humilde no está aspirando la grandeza y la fama que el mundo tanto nos vende y tanto admira.  El humilde lo que quiere es reconocer cada vez más su dependencia total de Dios.  Nada somos ante Dios.

Humildad es andar en verdad, frase célebre de Santa Teresa de Jesús.  Y ¿qué es nuestra verdad?  Que nada somos ante Dios.

El que de veras desea crecer en humildad, acepta humillaciones y acusaciones, aunque sean injustas (siempre que esto no afecte a terceros). 

El humilde no busca los primeros puestos, no busca estarse destacando, ni imponiendo sus criterios.

AVARICIA

Inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones. Está prohibido por el noveno y décimo mandamiento. (Catecismo de la Iglesia Católica #2514, 2534)

Consiste en tener como máxima prioridad en la vida el conseguir y mantener dinero, propiedades, y demás.

Hay que ser prudentes y previsivos con respecto de los bienes materiales.  Pero la avaricia sobrepasa la precaución y la prudencia. 

La prudencia nos lleva a buscar tener lo suficiente para llevar una vida sin excesos.  La avaricia nos lleva a buscar tener demasiado.   Y en esa actitud puede llegar hasta el robo para obtener el exceso de bienes que desea.

La avaricia es un deseo enfermizo, de cualquier cosa, no sólo de dinero.  El avaro también es egoísta, por lo que se niega a ayudar en las necesidades del prójimo, no le gusta compartir y no practica la solidaridad.

La avaricia es muy frecuente en nuestros días.  Pero sucede que está tan a la vista, que no se nota, pues nos parece de lo más natural. 

¿No es avaricia querer tener el mejor automóvil, el mejor reloj, el último celular y blackberry, etc?

Contra AVARICIA - GENEROSIDAD

Para luchar contra la avaricia lo primero que se requiere es la templanza en el uso de los bienes materiales:  el evitar el exceso y el lujo, controlar cantidad y calidad de los bienes que adquiramos.

La templanza con respecto de los bienes materiales también exige que seamos desapegados de ellos.

La virtud opuesta a la avaricia es la generosidad.  El practicar la generosidad nos ayuda a evitar la avaricia.

Generosidad es la virtud que nos dispone a dar, no solamente bienes materiales, sino también de nuestro tiempo, talento y la propia vida para cumplir la voluntad de Dios, sin esperar nada a cambio en este mundo.

ENVIDIA

Puede presentarse de varias maneras: 

. Comparar los bienes o males míos con los de los demás.  Ya la comparación es un inicio de la envidia.

. Resentir las cualidades, bienes o logros de otro, porque yo no los tengo.

. Desear tener los bienes materiales, intelectuales, físicos de los demás.  Esto va en la línea de la codicia

. Desear que los demás no tengan los bienes que tienen, porque yo no los tengo.

La envidia es un pecado muy escondido:  casi nunca la persona envidiosa habla de estos sentimientos y pocas veces se manifiestan abiertamente.  Por eso es difícil detectar la envidia.  La envidia forma parte de los malos pensamientos, que las personas suelen pensar que son sólo de lujuria.

Otro problema para detectarla es porque el envidioso se siente con derecho a serlo:  pareciera un sentimiento natural, necesario, y no suele verlo como pecado. 

Sólo si la envidia se materializa haciendo daño al otro pueda que el envidioso se dé cuenta.  Pero pudiera ser puesta en evidencia la envidia cuando buscamos criticar y hasta calumniar al otro para disminuirlo ante los demás.

Contra ENVIDIA – CARIDAD

La Caridad tiene muchas vertientes:

Suele entenderse comúnmente como un acto o sentimiento benéfico de ayuda al prójimo.

Pocas veces se entiende en su esencia:  Caridad significa Amor de Dios.  La Caridad es, entonces, una Virtud Teologal por la que la persona puede amar a Dios sobre todas las cosas y amar al prójimo con ese Amor con que Dios le ama y con que la persona ama a Dios.

La caridad también puede significar un acto de oblación o entrega al otro.  Es el darse de que habla San Pablo.

Pero vista la caridad como opuesta a la envidia consiste en desear siempre el bien del otro.  Y ese deseo o búsqueda del bien del otro puede llegar -inclusive- a nivel heroico cuando se procura el bien del otro, antes o por encima del bien propio.

IRA

La ira es el sentido emocional de desagrado y, generalmente, antagonismo, suscitado por un daño real o aparente.

Es una reacción de irritación y rabia causada por la indignación de sentir que se vulnera lo que creemos merecer. 

Puede producirse por la frustración de no alcanzar algún objetivo o necesidad.

La ira es un estado emocional que varía en intensidad, yendo de la irritación leve a la furia intensa.

La terapia para la ira la da el Señor en Mt. 11, 29Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón  Otras traducciones:  paciente de corazón y humilde….. Y para aprender del Señor hay que estarse a sus pies en oración, para que El vaya haciéndonos semejantes a El en esa mansedumbre y humildad que requerimos.

HUMILDAD:  Para controlar la ira hay que crecer mucho primeramente en humildad.  Esto nos ayuda a ir aceptando mejor las contrariedades.

MANSEDUMBRE y/o PACIENCIA:  Nos ayuda a controlar los arrebatos de cólera, al poder soportar con serenidad los momentos que pueden encender la ira.

Contra IRA - PACIENCIA

Paciencia para soportar con paz y serenidad las adversidades, contrariedades y ataques. 

La paciencia modera la tristeza, dando conformidad y aceptación.

¿Por qué tristeza?  ¿Qué tiene que ver la tristeza con la ira?  La tristeza es la otra cara de la ira.  Ambas tristeza e ira denotan inconformidad ante las calamidades y problemas.

La mansedumbre modera los arrebatos de cólera, que son una manifestación de la ira.

Ahora bien, la mansedumbre y la paciencia son Frutos del Espíritu (Gal 5, 22)

¿Cómo tener esos frutos?  Son regalos del Espíritu Santo

¿Cómo actúa mejor el Espíritu Santo en nosotros?  

Con la oración, la oración frecuente y perseverante.  Es como un tratamiento de antibióticos:  requieren tiempo para comenzar a actuar y tiempo adicional para que su acción perdure. 

A medida que la conformidad se va asentando en el corazón, a través de la oración y del auto-control, la persona puede ir frenando los movimientos de cólera.

 

(Papa Francisco, 16-Abril-2015) :

"Si tú reaccionas en el momento de la furia, seguramente serás injusto. Serás injusto. Y también te hará mal a ti mismo. Éste es un consejo: el tiempo, el tiempo en el momento de la tentación".

Hablando de los resentimientos, aseguró que si lo alimentamos es inevitable que se estalle “en el insulto, en la guerra” y “con estos malos sentimientos contra los demás, luchamos contra Dios”, mientras “Dios ama a los demás, ama la armonía, ama el amor, ama el diálogo, ama caminar juntos”.

También “a mí me sucede”, admitió el Santo Padre. “Cuando una cosa no gusta, el primer sentimiento no es de Dios, es malo, siempre”. “Detengámonos en cambio y demos espacio al Espíritu Santo”, para que “nos haga llegar a lo justo, a la paz”.

 

LUJURIA

La lujuria es el goce del placer sexual en forma desordenada.  Los deseos y actos son desordenados cuando no se conforman al propósito para el cual Dios los creó. 

En el caso de la sexualidad, Dios nos la dio para propiciar el amor mutuo entre los esposos unidos en matrimonio cristiano y para favorecer la procreación.

Así que, cuando la búsqueda de placer está separada de la procreación y/o de la unión entre un hombre y una mujer que estén unidos en matrimonio cristiano, se está cayendo en el pecado capital de lujuria.  Y, como todo pecado capital, la lujuria origina otros pecados:

.     La fornicación:  relaciones sexuales antes o fuera del matrimonio cristiano.

.     La masturbación, los actos homosexuales, la pornografía, mal terrible de nuestra época por su difusión masiva y casi compulsiva por el Internet.

.     la pederastia, la violación, la prostitución.

(Ver Catecismo de la Iglesia Católica #2351 a 2359)

¿Qué cosas nos conducen a la lujuria?

Películas, fotografías, imágenes, etc. que estimulen pensamientos y deseos contrarios a la castidad y/o que nos lleven a pecar de lujuria.  Al ponernos en ocasión de pecado, ya estamos pecando.

Es necesario entonces reconocer y obedecer el sentido que Dios ha dado a la sexualidad, aunque el mundo nos venda otra cosa.

El mundo nos vende la búsqueda del placer sexual, porque con eso nos sentimos supuestamente libres, realizados y felices.  Y comenzamos a centrarnos en nosotros mismos, buscando el placer sexual, olvidándonos de Dios, de cómo nos creó y para qué puso en el ser humano la sexualidad. 

Seguir al mundo en cuanto a la lujuria definitivamente es  desviarnos del plan de Dios desde el momento de la creación del ser humano. 

Vamos a analizar este proceso:   El corazón, que está hecho para amar, y la razón, que es para razonar, son manejados por el deseo carnal, que es lo más inferior de nuestra naturaleza.  No es que sea malo el deseo carnal (si fue puesto por Dios, no es malo: lo malo es el uso que le demos).

Un ejemplo puede servirnos para entender el mal uso que puede dársele a algo que Dios nos ha dado.  Dios nos dio los dientes para morder, rasgar y masticar los alimentos.  Pero si un agresivo decide usarlo para maltratar a los demás mordiéndolos, está cambiando la finalidad de una cosa buena para hacer algo malo que termina por desvirtuar el fin para el que fue hecho.

Cuando la lujuria no se rechaza con diligencia, el sujeto cae presa de sus propios deseos que terminan por dominarle y envilecerle.

Contra LUJURIA – CASTIDAD

Castidad es la virtud que gobierna y modera el deseo del placer sexual según los principios de la fe y la razón.

La castidad no es una negación de la sexualidad.  Por la castidad la persona adquiere dominio de su sexualidad. 

Por ese dominio, la persona es capaz de integrar la sexualidad en una sana personalidad, en la que la persona usa su sexualidad para el propósito para el cual Dios nos la dio.

¿Por qué la castidad es útil y necesaria?

.     La castidad purifica el amor y lo elev

.     Es la mejor manera de preparase para el Matrimonio.  Desde la castidad se puede comprender y practicar mejor el amor conyugal.

.     Aumenta la energía física y moral.  Se tiene mayor rendimiento en el deporte y en el estudio.

.     La castidad estimula a la persona para ir superando el egoísmo y la capacita para el sacrificio.  Ambas cosas indispensables para las buenas relaciones conyugales. 

.     La castidad es virtud indispensable para poder cumplir con la exigencia de la fidelidad conyugal.

La castidad protege el futuro amor.  Los jóvenes que han sabido estar a la altura de su deber en cuanto al recto uso de su sexualidad son los que sabrán después estar a la altura de su amor.

El amor conyugal les va a exigir entrega, generosidad y sacrificio, y al practicar la castidad, se llega al Matrimonio con un buen entrenamiento.

Además, el mejor regalo que pueden darse unos esposos es el de un cuerpo y un alma íntegros:  el llegar castos al Matrimonio

Testimonios existen de jóvenes casados, cuya mayor tristeza la noche de bodas fue el no haberse podido dar el regalo de la integridad de cuerpo, incluso si la perdieron entre ellos mismos.  Esta mutilación previa puede convertirse en una verdadera amargura, y la luna de miel queda vacía de este regalo tan precioso.

La castidad juvenil es un esfuerzo.  Pero es un esfuerzo que resulta en una recompensa inmensa.

Por todos estos motivos, se está dando la costumbre de las promesas de castidad entre la población juvenil cristiana.

 

El hecho es que Dios nos pide ser castos.  Y Dios no puede pedirnos cosas imposibles.  ¿Cómo es posible ser castos? 

Dios nunca nos exige nada imposible y nos da todas las gracias para hacer lo que nos pide.  Dios dispone para nosotros todos los medios necesarios y nos da las gracias necesarias para vivir la castidad según nuestro estado de vida.  No es que sea fácil, pero no es imposible.

La Castidad exige vencer la concupiscencia carnal en pensamientos y en deseos, lo cual supone fomentar la virtud de la templanza.

La Castidad requiere que rechacemos los pensamientos y deseos que estimulen la lujuria.

¿Cómo puede lograrse la virtud de la castidad?

.     Tratando de practicarla:  disciplinando los sentimientos y la imaginación, regulando miradas y gestos, evitando las ocasiones de pecado, huyendo de la pornografía y de las malas compañías.

Si no se vigila la imaginación y los pensamientos, la castidad se hace muy difícil.

Si no se arrancan las raíces de la imaginación es imposible contener las consecuencias en la carne. 

El apetito sexual aumenta según la atención que se le preste.  Es como esos perros que ladran cuando se les mira, y se callan si no se les hace caso.

Por todo esto se hace necesario dominar la imaginación y los deseos.

.     Buscando la fortaleza y templanza especialmente en la oración.

Con nuestras solas fuerzas, la castidad es imposible; pero con el auxilio de Dios, que nos viene a través de la oración es posible ser castos.

En ese caso de la castidad, querer es poder.  Quien -con la ayuda de Dios- se decide a luchar con todas sus fuerzas, será una persona casta.

Y no es que muera la inclinación, sino que el instinto sexual será gobernado por las riendas de la razón.

La Castidad es para todos: 

.     Para los no casados aún y que aspiran al matrimonio, la castidad requiere abstención. Es una necesaria preparación para lograr la madurez y la castidad en el matrimonio.

.     Los que han hecho voto de castidad, como Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, han decidido no casarse, renuncian plenamente a las relaciones sexuales  en una total oblación entregando todas sus energías y todo su amor a Cristo y su Iglesia.

.     Los casados también deben practicar la castidad a lo largo de su vida matrimonial:  en algunos períodos en que es imposible tener relaciones por enfermedad, partos, regulación de nacimientos de manera natural, separaciones por trabajo, viajes etc.  Y a veces, inclusive, como penitencia, como ofrenda al Señor.

GULA

La gula es el deseo desordenado por el placer conectado con la comida o la bebida.  También está ligado al consumo de drogas.

Este deseo puede ser pecaminoso de varias formas:

 .         Comer o beber en exceso más de lo que el cuerpo necesita.

 .         Fomentar el gusto por cierta clase de comida a sabiendas que hacen daño para la salud.

 .         Consentir el apetito fruitivo por comidas o bebidas lujosas y excepcionales.

 .         Consumir bebidas alcohólicas hasta el punto de perder control total de la razón.  La intoxicación injustificada que termina en una completa pérdida de la razón es un pecado mortal.

 .         Consumo de drogas de cualquier clase y en cualquier cantidad.

Contra GULA – TEMPLANZA

La virtud de la Templanza también tiene varios ángulos.  Aunque la Templanza puede referirse a la moderación en el placer sexual y también oponerse a la avaricia de bienes temporales, en este caso vamos a tratarla como la virtud opuesta a la Gula.

La Templanza incluye la moderación y sobriedad en el comer y el beber.

La virtud de la templanza conduce a evitar toda clase de exceso, el abuso de la comida, del alcohol y del tabaco.

PEREZA

Es el desgano culpable en el cumplimiento de las obligaciones, en el trabajo y en el estudio.  

Incluye la ociosidad, que –como dice el dicho- es la madre de todos los vicios.  Incluye la postergación culposa:  dejar para mañana lo que se puede hacer hoy.

Se considera Acidia o pereza espiritual cuando es la falta de interés en los bienes espirituales y el desgano para responder a las gracias divinas.

Contra PEREZA - DILIGENCIA

Diligencia es interés, responsabilidad, cuidado, eficiencia y también prontitud en el cumplimiento del deber. 

También significa ánimo para obrar el bien.

¿Qué cosas ha dispuesto Dios para ayudarnos a vencer los Pecados Capitales?

1.   Las gracias actuales que constantemente está regalándonos, pero que muchísimas veces despreciamos.  Todo impulso para ser casto, humilde, generoso, etc. es una gracia divina.  El no aprovechar esos impulsos es desperdiciar las gracias actuales que Dios nos da.

2.   Los Sacramentos: 

.         la Confesión:  para confesar los pecados capitales, para sabernos perdonados y para recibir las gracias específicas que nos llevan a perseverar en las virtudes opuesta a estos pecados.

.         la Comunión:  que nos da la fortaleza interior para la virtud.

3.   La oración:  que nos fortalece también en la lucha interior contra los pecados capitales.  Dentro de la oración, recordar que un arma muy poderosa es el Rosario.  La Santísima Virgen María, es nuestra aliada en la lucha contra estos pecados.

 

Examen de conciencia sobre Pecados capitales y virtudes contrarias

 

*Soberbia / Humildad

¿Me doy cuenta y tengo siempre presente que nada soy y nada puedo sin Dios?

¿Consiento pensamientos de engreimiento, vanidad y auto-suficiencia, tales como: “qué bueno(a) soy”, “qué bien hice esto”, “qué capaz soy”,  etc., sin darme cuenta que todo es obra de Dios en mí?

¿Busco de los demás aprobación y reconocimiento?

¿Me doy yo mismo aprobación y reconocimiento … o cualidades y logros los refiero siempre a Dios?

¿Verdaderamente atribuyo toda la gloria a Dios?

¿Acepto y reconozco mis faltas cuando soy corregido?

¿Me molesto ante críticas, ataques y humillaciones?

¿Me molesto por el trato o puesto recibido?

Cuando sirvo, ¿me proyecto yo mismo o soy portador de Dios?

Cuando hablo ¿me dejo inspirar por Dios o es mi propio yo la fuente de inspiración?

¿Trato de llamar la atención con mi supuesta “sabiduría”, mi físico, etc.?

¿Sé distinguir lo que es mi misión o me entrometo en lo que no me corresponde?

¿En que forma mis acciones están mezcladas con orgullo, vanidad, egoísmo, engreimiento, arrogancia?

¿Reconozco mis errores y pido perdón?

¿Puedo ayudar sin mandar?

¿Busco aprobación, reconocimientos, honores y alabanzas?

¿Hago las cosas por quedar bien?

¿Rechazo las humillaciones o las sé aprovechar como medio para adquirir humildad?

 

*Avaricia / Generosidad

¿Estoy apegado a las cosas?   ¿Ando demasiado pendiente de las finanzas y los bienes materiales?  ¿Le dedico a esto más tiempo y preocupación de lo que exige la prudencia?

¿Sacrifico tiempo, dinero, para servir según el plan de Dios?.

¿Soy generoso o egoísta con los bienes materiales? ¿Sé dar y darme?

¿Soy descuidado con el dinero?

 

*Lujuria / Castidad

¿He buscado afectividad fuera del orden puesto por Dios con relación a la sexualidad?

¿Fantasías o actos impuros, conmigo mismo o con otros?

¿Chistes, programas, actitud seductora, inmodestia en vestir?

¿Obedezco el plan de Dios para la sexualidad en mi estado de vida?

¿Trato de ser casto o sigo lo que me vende el mundo con relación a la sexualidad? 

¿Me estoy preparando bien para el Matrimonio, guardando la castidad que me pide el Señor?

 

*Ira / Paciencia

¿Soy intransigente e intolerante? ¿Impaciente e iracundo?

¿Manejo  los sufrimientos, enfermedades, inconvenientes, obstáculos, contrariedades, relaciones con los demás con paciencia, o con intemperancia e ira?

¿Pierdo la paz con facilidad?  ¿Manifiesto mal humor cuando las cosas no son como yo espero?

¿Devuelvo con ira los ataques o males reales que se me hace o inclusive los que imagino?

¿Descargo mi estado de ánimo iracundo con quien o quienes nada tienen que ver con el problema en cuestión?

¿Me consiento la ira culpando  las circunstancias? (ej. "me sacaron de quicio")

 

(Papa Francisco, 16-Abril-2015) :

"Si tú reaccionas en el momento de la furia, seguramente serás injusto. Serás injusto. Y también te hará mal a ti mismo. Éste es un consejo: el tiempo, el tiempo en el momento de la tentación".

Hablando de los resentimientos, aseguró que si lo alimentamos es inevitable que se estalle “en el insulto, en la guerra” y “con estos malos sentimientos contra los demás, luchamos contra Dios”, mientras “Dios ama a los demás, ama la armonía, ama el amor, ama el diálogo, ama caminar juntos”.

También “a mí me sucede”, admitió el Santo Padre. “Cuando una cosa no gusta, el primer sentimiento no es de Dios, es malo, siempre”. “Detengámonos en cambio y demos espacio al Espíritu Santo”, para que “nos haga llegar a lo justo, a la paz”.

 

*Gula / Templanza

¿Cómo o bebo más de lo necesario?

¿Ayuno y hago abstinencia de carne cuando lo manda la Iglesia?

¿Estoy adicto al alcohol o la droga?

¿Soy maniático y exigente en el gusto al comer:  si la comida se ha enfriado no la como, si está algo pasada de sal o de dulce la descarto? 

¿Estimulo la sensualidad del sentido del gusto a través de la comida?

 

*Envidia / Caridad

¿Deseo tener los bienes materiales, intelectuales, físicos de los demás?

¿Distraigo mis pensamientos en comparaciones sobre lo que otros tienen que me llevan a la envidia?

¿Tengo escondidos reclamos a Dios por el bienestar o cualidades de los demás?

¿Resiento las cualidades, bienes o logros de otro, porque yo no los tengo?

¿Alguna vez he deseado que los demás no tengan los bienes que tienen, porque yo no los tengo?

¿Siento celos por posiciones y responsabilidades de otros grupos o personas dentro de la Iglesia?

 

*Pereza / Diligencia

¿Soy atento a cumplir mis deberes?

¿Descanso más de lo necesario?

¿Dejo las cosas para más tarde?

¿Soy rápido a servir aun cuando no tengo ganas?

¿He pecado de acidia (pereza para las cosas de Dios)?

¿Soy responsable y diligente con mis obligaciones de trabajo y de estudio?

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |