Menu



Obras de misericordia corporales

2. Dar de comer al hambriento
Dios premia y bendice a quienes socorren al hambriento. Es una obra de misericordia que está al alcance de casi todos


Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net



Hay hambre: por guerras o por malas cosechas, por injusticias o por dejadez, por culpa o sin culpa. Hay hambre en niños y en ancianos, en jóvenes y adultos, en sanos y en enfermos, en los países más pobres y también en los países más ricos.

Duele ver cómo tantos hombres y mujeres malviven y mueren por falta de alimentos. Duele, sobre todo, porque si hubiera un esfuerzo sincero y serio de los gobiernos y de quienes tienen tiempo y oportunidad, el hambre podría quedar derrotada en casi todo el planeta.

Frente al hambre de tantos millones de seres humanos, cercanos o lejanos, se agradece cualquier gesto de ayuda que nazca desde el amor y la justicia. No podemos ser indiferentes ante el hermano que no tiene nada para aliviar su hambre en este día.

El Evangelio es claro: Dios premia y bendice a quienes socorren al hambriento. "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer (...) Entonces los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer (...)?» Y el Rey les dirá: En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mt 25,34-40).

El "Catecismo de la Iglesia Católica", al comentar la petición del pan que hacemos en el Padrenuestro, afirma lo siguiente: "El drama del hambre en el mundo llama a los cristianos que oran en verdad a una responsabilidad efectiva hacia sus hermanos, tanto en sus conductas personales como en su solidaridad con la familia humana. Esta petición de la Oración del Señor no puede ser aislada de las parábolas del pobre Lázaro (cf. Lc 16,19 31) y del juicio final (cf. Mt 25,31 46)".



Esa responsabilidad lleva a un trabajo concreto para que la producción y distribución de alimentos sea capaz de alimentar a todos, lo cual es posible desde una organización social justa y un auténtico compromiso de servir a los más necesitados (cf. Benedicto XVI, encíclica "Caritas in veritate" n. 27).

Dar de comer al hambriento invita a trabajar a largo plazo por un mundo más solidario, al mismo tiempo que interviene en lo inmediato: a la ayuda a esta persona cercana que hoy no tiene para comer, a ofrecer donativos a Caritas y a otros grupos que atienden a millones de personas que cada día buscan algo para saciar su hambre.

Es una obra de misericordia que está al alcance de casi todos. Basta a veces un pequeño sacrificio, dejar de lado la propia comodidad, abrir los ojos y el corazón para sentir la necesidad de tantos hermanos nuestros, y acudir con sencillez y ternura para socorrerlos en una de sus necesidades básicas: la de la comida diaria.

Visita nuestra comunidad de Laicos en la Iglesia en Catholic.net
Te invito a suscribirte a nuestros servicios y novedades directamente a tu correo electrónico aquí
Si tienes alguna duda puedes escribir a nuestros servicio de consultores aquí

 









Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |