Menu


La Misa televisada
Las transmisiones de la Misa deben mantener regularidad, y la dirección artística y televisiva deben seguir en espíritu a la dirección litúrgica


Por: Rafael González Beltrán | Fuente: www.sanpablo.com.mx



Introducción
La óptima relación entre la comunicación y la liturgia no puede darse por descontada, sobre todo porque la comunicación se presenta actualmente como una experiencia reductiva y no se comprende en toda su riqueza1. Asimismo, no siempre se toman en cuenta las características particulares de la liturgia. Sobre la comunicación tenemos que comprender que nos encontramos frente a un fenómeno social muy extendido que, frecuentemente tiende reducir la comunicación a información, a datos controlables y transmisibles. En el plano de la vida social se privilegia el principio racional de la argumentación, gracias al cual, la comunicación podría representar una forma global de vida social capaz de sustituir los ritos antiguos. En el segundo caso, propiamente el de la liturgia, encontramos que la experiencia religiosa fundada sobre la fe, parece escapar al control de datos y a la argumentación puramente racional. La liturgia en cuanto fenómeno social implica de alguna manera una forma de expresión y transmisión lingüística; la comunicación, por su parte, en cuanto que responde a reglas gramaticales y de comportamiento, asume frecuentemente un parecido con la norma ritual. Es interesante, por ejemplo, observar como formas de comunicación ligadas al recto comportamiento social se convierten en ritos seculares.

La relevancia de la relación entre liturgia y comunicación aparece con toda su fuerza si se tienen en cuenta los elementos que son fundamentales para ambas: el signo y la acción. La comunicación es fundamentalmente relación a través de signos y formas expresivas diversas, como las palabras, los gestos, la música, la organización de los espacios, y varios más. La comunicación se encarga, por lo tanto, de organizar los lenguajes humanos y de usar con competencia esos mismos lenguajes. En la comunicación el signo no es una simple estructura sino un comportamiento. Esta definición supera la noción de comunicación como simple información. La liturgia condivide estas dos características de la comunicación. Pero la liturgia, entendida como celebración, modifica frecuentemente el sentido ordinario de los signos, además, los sujetos poseen y pueden desarrollar competencias comunicativas que dejan a salvo la dimensión mística y el propio perfil del individuo.

Comunicar no es sólo una actividad instrumental del ser humano sino es su modo de ser. El hombre manifiesta una existencia comunicativa. El rito se hace más profundo porque permite verificar no sólo la competencia comunicativa sino la existencia comunicativa de la liturgia.

Competencia comunicativa en la liturgia
La comunicación implica un proceso donde emisor, mensaje e interlocutor abrevan del mismo código. El mensaje y el código constituyen el “texto” de la comunicación, mientras que el emisor y el interlocutor se mueven en un determinado contexto (el trabajo, el hogar, la Iglesia). El texto es lo que se conoce como semántica de la comunicación, es decir, el significado comunicado; mientras que los usos de la comunicación se relacionan con la pragmática de la misma. La liturgia se mueve en ambos planos. La liturgia es un texto rico de múltiples mensajes a través de códigos: verbales (7%), no verbales (55%), paraverbales (38). En un programa de comunicación: el emisor quiere comunicar el 100%, logra comunicar el 70%; el interlocutor recibe 50%, entiende el 20, y recuerda el 10%. Por eso existe una variedad de lenguajes que nos ayudan a facilitar la comunicación. Pero más que lenguajes la liturgia es un contexto, una atmósfera, un estilo de vida.

Los gestos, los desplazamientos, la música, la disposición de los espacios y de los objetos y la ubicación de las personas, las imágenes, el lugar, comprenden todos los aspectos de la expresividad humana. Gracias a la multiplicidad de códigos pueden ser involucrados todos los sentidos: se escucha, se ve, se toca, se gusta, se reciben los aromas. Quien participa a la liturgia se sumerge en una red de expresiones y de percepciones. El rito es un ojo que mira, pero también un oído que escucha, una mano que toca y una boca que comulga. La liturgia involucra todo nuestro ser y todo nuestro mundo comunicacionalmente hablando. Pero se trata de manera particular de un mundo que adquiere la dimensión de un programa litúrgico. En otras palabras nos referimos al mundo de la fe. La celebración litúrgica cumbre es la celebración eucarística que comprende: ritos de apertura, liturgia de la Palabra, liturgia eucarística, ritos de conclusión.

Programa de la comunicación litúrgica
La activación de todos los códigos, integrados en un único programa litúrgico revela la importancia que posee el contexto litúrgico. En este sentido se habla de que en la comunicación litúrgica se despliega el llamado lenguaje performativo, en donde los interlocutores no tienden, en primer lugar, e intercambiar informaciones, sino a condicionarse recíprocamente despertando los anhelos profundos, la sorpresa, la esperanza, la confianza a través de los cuales se acoge el misterio de Dios. En efecto, los participantes en la liturgia conocen en buena medida los contenidos de los diálogos que se verifican, mientras que pueden manifestar sorpresa sobre la manera como se desarrollan. El cómo indica el centro del interés integrado no sólo por el contenido sino por lo que su intercambio provoca y realiza2. Así se manifiesta en los actos con los que se convoca, se saluda, se alaba, se exhorta, se agradece, se ora, se invoca, se perdona.

Por lo tanto, el contexto de la comunicación litúrgica no es un espectáculo al que se asiste, sino que todos son espectáculo para con los demás. Cada uno está expuesto a ser visto, tocado, escuchado; condiciona y es condicionado por los demás, y así aprende a darse cuenta de estar bajo la mirada de Dios y de poder hablar de Dios. La forma comunicativa de la celebración litúrgica es irreversiblemente una forma de comunión que se realiza en el gesto y la acción.

La transmisión televisiva de la Misa
Hemos entrado ya al terreno de la televisión y a la comprensión de su naturaleza. La televisión es un medio de naturaleza audiovisual que permite recibir al mismo tiempo las imágenes y el sonido. Estos componentes confieren a la televisión un gran atractivo al poder realizar emisiones y retransmisiones que difícilmente se podrían alcanzar con los demás medios. Como consecuencia de ello, la televisión concentra ante la pequeña pantalla a un gran número de personas, lo que desde un punto de vista publicitario facilita la rapidez de difusión de los mensajes3. La televisión, sin embargo, es fundamentalmente un espectáculo4. Diferentes géneros televisivos evidencian, unos más y otros menos, el carácter espectacular de la televisión5. “La información audiovisual, fugaz, transeúnte, llamativa, superficial, nos hace ver la historia como ficción, distanciándonos de ella mediante el ocultamiento de las causas”6.

Pero la televisión ofrece también, sin lugar a dudas, la posibilidad de dialogar con la cultura de la comunicación y obtener los frutos de un diálogo donde el medio de comunicación y la liturgia salgan enriquecidos. Así lo demuestran diversos ejemplos no sólo de las iglesias de la Reforma sino también la Santa Sede, diócesis y comunidades nacionales que han logrado, luego de desconfianzas mutuas, esfuerzos de compresión y diálogo constante para beneficiarse recíprocamente7.

En primer, lugar las transmisiones de la Misa deben mantener regularidad, y la dirección artística y televisiva deben seguir en espíritu a la dirección litúrgica, pues a eso están obligadas ambas. En segundo lugar, debe evitarse el querer comentar la transmisión de la Misa. La voz externa distrae al televidente y se interpone entre la percepción del telespectador y el hecho mismo de la Misa. El objetivo es que el comentario se desarrolle a través del trabajo de dirección de cámaras y de esta manera realizar la llamada mistagogía, es decir, la explicación del misterio, de los símbolos y ritos. Se recomienda la inserción de imágenes, pinturas, esculturas que contribuyan a la interpretación de la palabra y el gesto y a respetar los momentos de silencio (evitando también el hecho que el televidente cambie de canal o programa). En esta parte es necesario la fusión de imágenes y no una edición abrupta. La asamblea participa de diversas maneras y no debe quedar fuera de las imágenes. Un grupo de fieles que participa encendiendo una vela, puede plasmar la oración de la comunidad; oración y alabanza quedan visiblemente mostrados con el turiferario y el humo que se eleva; dicha participación de la comunidad es favorecida con la  introducción suave de imágenes de la misma feligresía, de sus gestos y participación. La cadencia lenta y permanente de imágenes favorece la atención de la feligresía y no perderse de los momentos litúrgicos centrales.

Así se ha impuesto que durante el Señor ten piedad siempre se muestre una representación de Cristo, durante el Gloria se mueve la cámara de abajo hacia arriba y durante el Santo desde arriba hacia abajo. Durante la aclamación del Cordero de Dios se enfatiza la partición del pan y no sobre el canto. Una reducción de la palabra y mayor énfasis en los gestos, ritos y símbolos y en las procesiones: entrada, en el Evangelio y en la procesión del ofertorio. Diversas entrevistas confirman que los televidentes desean acceso íntimo a los hechos litúrgicos: quieren participar del acontecimiento y no ser meros espectadores.

No es recomendable aumentar el número de concelebrantes ni pretender que el obispo sea el que presida siempre la santa Misa. Otro de los problemas que habría que superar es la escasa participación de la asamblea en los cantos que frecuentemente se convierte en otra de las causas del aburrimiento de los fieles.

Finalmente, el sacerdote, al representar al Verbo de Dios que necesariamente comunica muy bien la Palabra revelada, debería comunicar excelentemente, pero sabemos que hay sacerdotes que no comunican bien o incluso comunican mal. (Todos sabemos que la ordenación sacerdotal no transforma a un diácono inseguro o nervioso en un sacerdote cuyo dominio del escenario sea ejemplar). En otras palabras, el sacerdote, además de preparase en las casa de formación, ejercitará una comunicación auténtica cuando esté en sintonía con su fundamento. De otra manera el sacerdote convierte su comunicación en superficialidad y protagonismo o, por el contrario, lleva a un inmovilismo y cerrazón8.

Acerca del autor
Rafael González Beltrán es religioso y sacerdote paulino. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por el COMFIL, Maestro en Ciencias de la Educación por la Universidad del Valle de México y Doctor en Investigación de la Comunicación por la Universidad Pontificia Salesiana (Roma). Actualmente es Director del COMFIL y asesor de Pastoral de la Comunicación en la Diócesis de Nezahualcóyotl (México), donde desarrolla principalmente programas de formación para agentes de Pastoral de la Comunicación.

Citas bibliográficas
1. Es urgente comprende la comunicación como un evento que involucra cuatro grandes dimensiones del comunicar: la dimensión informativa, relacional, explorativa y participativa.
2. No disminuye el valor teológico sino que se subraya la modalidad del diálogo, pues en la liturgia es fundamentalmente el valor dialógico, el encuentro entre creyentes.
3. Al menos el 86% de la población latinoamericana cuenta con una televisión.
4. Desde 1967, en los albores de la era televisiva, Guy Debord, presentó su texto La sociedad del espectáculo. Un libro de culto que apareció anticipadamente. El autor intuyó con lucidez que el mundo real se transformaría en imágenes y el que espectáculo se convertiría en la principal producción de la sociedad.
5. En México los contenidos televisivos se distribuyen de la siguiente manera: 87% diversión; 10% información; 2% educación; 1% formación.
6. Mario Vargas Llosa, La civilización del espectáculo, Ibook, p. 695.
7. La civilización del espectáculo: “No tiene nada de sorprendente que en la civilización de la pantomima la religión se acerque al circo y a veces se confunda con él”, p. 368.
8. Rafael González Beltrán, La proyección del Seminario en la actual cultura de la comunicación, Xalapa, Noviembre 2013.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |