Menu



Herramientas para formar en las virtudes

Claves para formar el carácter y el dominio personal
¿Qué significa formarse? Significa adquirir una forma. ¿Cuál es nuestra forma? Nuestra forma es el ideal humano y cristiano, el humanismo cristiano.


Por: Pilar Varela, Mayra Novelo | Fuente: Herramientas para papás - Catholic.net



“Vencerte es conquistarte”

¿Qué significa formarse? Significa adquirir una forma. ¿Cuál es nuestra forma? Nuestra forma es el ideal humano y cristiano, el humanismo cristiano. Esa forma la tenemos que estar día a día, adquiriendo y perfeccionando. Y eso exige abnegarnos.

Hoy en la educación familiar, escolar, en la misma mentalidad común, se piensa y se actúa como si formar fuese dejar que el niño o el adolescente sigan su inclinación natural. ¿Para qué decirle: "Esto no se debe hacer"? ¿Por qué ponerle trabas?... ¿Qué es lo que resulta? Que el concepto de abnegación y sobre todo la realidad de la misma se están perdiendo. Es una pena, porque el que no sabe negarse a sí mismo, no tiene voluntad. Si ha hecho siempre lo que quiere y querrá hacer siempre lo que quiera, cuando en la vida tenga que enfrentarse con alguna dificultad, no sabrá qué hacer y se derrumbará. La falta de abnegación produce hombres débiles, mujeres débiles. Esa es la pena y la desgracia de una educación que no tiene en cuenta la abnegación, como un elemento importante en la formación del hombre y de la mujer maduros.

El Carácter

El ser humano es esencialmente un ser social. Sus acciones son espejo del alma. ¡Cuántas veces una palabra amable o un gesto educado pueden abrir las puertas del corazón de una persona! ¡Cuántas, en cambio, se cierran por culpa de un trato brusco o poco agradable!

Temperamento, carácter y personalidad son palabras muy escuchadas, pero pocas veces no sabemos con precisión su significado.

Temperamento: es el conjunto de características con las que una persona nace. Las situaciones y su creatividad forman su personalidad.

Carácter: Son las características de una persona que determinan una forma propia de comportamiento. No se nace con carácter, sino que éste se forma.

Personalidad: Resultado final que conjunta el temperamento, el carácter, la educación, la formación, etc., en una persona.

Deducimos que el temperamento no lo es todo en el individuo, sino tan sólo aquello que él posee como resultado de la herencia; mientras que la personalidad se va formando al adquirir otros elementos, los cuales influyen en la formación del hombre.

Nos permitimos clasificar a las personas en dos grupos, que para nada agotan la gama y riqueza de los temperamentos, pero ayudan a ubicar de manera sencilla algunos rasgos característicos y visibles

Extrovertidos:

• Tendencia a ser habladores.
• Poco autoanálisis y autocrítica
• Rara vez se turban o alteran.
• El tipo de diversiones que le gustan son exteriores.
• Sociables y cordiales.
• Prefieren trabajar en equipo.
• Descuidados en su salud y en sus pertenencias.

Introvertidos:

• Poco comunicativos.
• Inclinados al autoanálisis y a la autocrítica.
• Se turban con facilidad.
• El tipo de diversiones que les gustan son interiores (lectura, juegos mentales, etcétera)
• Poco sociables.
• Prefieren trabajar solos.
• Pendientes de su salud y de sus pertenencias.

Es muy importante considerar que cada persona independientemente de su temperamento, tiene tanto cualidades como defectos, y que Dios les ha dado talentos personales para ponerlos al servicio del Señor y de los demás.

Características de la personalidad

Las personas tenemos un sinnúmero de características propias que nos van definiendo. Para mencionar alguna usaremos tres conceptos que René Le Senne propone como base del comportamiento y de los cuales se deduce las siguientes combinaciones de carácter.

- Emotividad (E):

Vibrar interiormente con mayor o menor intensidad ante distintas situaciones o estímulos. Esto dice que tan sensible es una persona. Las personas emotivas ponen interés y atención en lo que realizan.

Emotivo – Mayor nivel de afectación
No emotivo – Menor nivel de afectación

- Actividad (A):

Instinto que nos empuja o obrar y a crear nuevas oportunidades para actuar. Sus ideas e imágenes se convierten espontáneamente en actos, no se desaniman ni se desesperan ante los obstáculos; tienen espíritu e lucha e inspiran valor ante las dificultades, contagian optimismo.

Activo – Mayor capacidad de reacción
No activo – Menor capacidad de reacción

- Prontitud para reaccionar (P o S):

Es la reacción más o menos prolongada que se produce en una conciencia, después de una impresión o sensación. Dependiendo de esta reacción las personas podemos clasificarlas en:

Primarios, si reaccionan de manera inmediata y olvidan con facilidad.

Secundarios, si reaccionan después de haber reflexionado y no olvidan con facilidad.


Clasificación de caracteres

Con base en la combinación de estas características, se hace la clasificación de los caracteres:

(Para profundizar en las características, virtudes, defectos, modelos y pautas de formación, da Clic, a cada uno de los caracteres)

 

Cuestionario

1. ¿Qué concepto tengo de mi mismo(a) cuando me examino con sinceridad? ¿Se reconocer las cualidades que poseo y aquellas que no?
2. ¿Me desanima encontrarme imperfecto(a) con los mismos defectos de siempre?
3. ¿Soy autosuficiente? ¿Creo que soy el único(a) que puede hacer bien las cosas? ¿Me considero mejor que los demás en el cumplimiento de mis deberes, en mis capacidades intelectuales, en mis cualidades artísticas y físicas?
4. ¿Busco constantemente la aprobación de mi esposa(o), directores, alumnos? ¿Vivo de la opinión “buena de los demás”?
5. ¿Suelo discutir acaloradamente de todo, aún en aquello que no conozco? ¿Sobreestimo el valor de mis opiniones? ¿Acepto con facilidad las sugerencias de los otros?
6. Cuándo fracaso o me va mal en algo ¿el mundo se me cae encima? ¿busco entonces hacer un nuevo esfuerzo de superación y no dejarme llevar por mis sentimientos?
7. ¿Cuento mis penas y sufrimientos a todo mundo o sólo aquellos a quienes debo contárselos?
8. ¿Se prescindir de mí mismo (a) cuando hay cosas que me gustan pero disgustan a los demás?
9. ¿Vivo atento(a) a hacer felices a cuantos me rodean? ¿Aún cuando tenga que hacer un sacrificio?
10. Cualquier actitud de los demás que no concuerda con lo que me agrada, ¿Me desconcierta y enfada? ¿Me irrita durante muchos días y guardo rencor?
11. ¿sé dominar mi impaciencia? ¿pierdo lo mejor de mis energías y de mi tiempo en enojarme por pequeñas tonterías? ¿sé restar importancia a las cosas que no la tienen? ¿Me ejercito en el dominio propio? ¿Soy constante en eso?
12. ¿Sé ganar y perder con nobleza? ¿Tengo dominio en mis palabras?







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |