Menu


El poder del dinero
Vayamos de la mano de Santa María de Guadalupe, Madre de Dios, para que ilumine el sendero que habremos de recorrer, porque la fe que no se propaga se apaga.


Fuente: Tiempos de Fe, año 1, No. 4,



El poder del dinero

En América latina su santidad Juan Pablo II ha depositado su confianza para la nueva evangelización. ¿Por dónde empezar? ¿Cómo enfrentar el reto? 

Ante la "crisis de civilización" debemos responder con la "cultura de amor"; trabajar arduamente tomados de la mano de Dios. Empezar en nuestros hogares, en cada familia, en las comunidades.

Respetando la cultura de los pueblos y rescatando aquello que nos une y no debió separarnos jamás, porque a pesar de todos los sufrimientos de las injusticias, la fe y la esperanza se mantienen vivas aún en muchos corazones. 

Nuestra  misión es proclamar el evangelio para instaurar el Reino  de Dios, "porque a esto he sido enviado".



Una sublime misión para erradicar la cultura de la violencia, de la muerte y vencer el mal con el bien para construir un mundo más digno, humano, solidario y verdaderamente cristiano. Una sociedad con valores para lograr un perfecto entendimiento entre los seres humanos, donde el respeto fundamenta la relación. 

Vayamos de la mano de Santa María de Guadalupe, Madre de Dios, para que ilumine el sendero que habremos de recorrer, porque la fe que no se propaga se apaga.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |