Menu



No nos dejemos deslumbrar por el consumismo que se nos ofrece en esta época

Educar en la sobriedad.
Estamos en Adviento y con esto nos viene la oportunidad de hacer como una limpieza de nuestro corazón para prepararlo y estar listos para el verdadero acontecimiento


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



@Tips de una mamá de 5 hijos

Ya estamos en diciembre y prácticamente se nos acaba el año y con esto se acerca cada vez más la época navideña.

Si lo vemos sólo con los ojos del mundo podemos decir que viene la época de los regalos y las fiestas pero en realidad debemos también pensar que estamos en Adviento y con esto nos viene la oportunidad de hacer como una limpieza de nuestro corazón para prepararlo y estar listos para el verdadero acontecimiento que se celebra en diciembre que es el cumpleaños de Jesús.

Cuando vienen visitas a casa, lo primero que hacemos es arreglarla, sacudir, barrer y trapear para que todo esté reluciente para nuestros invitados. Pues lo mismo debemos hacer en nuestro corazón para recibir al Rey de Reyes.

Estoy segura que nuestros hijos no siempre tienen claro todo esto ya que es muy fácil que se dejen envolver por los encantos que la sociedad nos propone en las compras y regalos de todo tipo, pero es nuestra labor como padres de familia orientar a nuestros hijos para que éste año le den el sentido correcto a ésta época, aquí les dejo 5 Tips para vivir en una verdadera sobriedad como nos lo pide el tiempo de Adviento.



 

PRIMERO. PRIMERO DEBEMOS TENERLO CLARO NOSOTROS.

Es muy fácil que nos perdamos en la dinámica que la sociedad consumista nos va marcando pero es muy importante que nosotros tengamos muy claro el sentido trascendente de ésta época para que después lo podamos transmitir a nuestros hijos.

En mi familia es algo que ya hemos trabajado mucho pero aun con todo, de pronto algunos de mis hijos me dicen que por que nosotros no salimos de vacaciones a la nieve o por que sus amigos van y vienen y compran cosas caras.

Mi respuesta siempre es la misma, porque ellos no tienen un lugar en donde recibir a Jesús y por lo mismo necesitan comprar cosas para ver si con eso pueden suplir que Jesús no pueda quedarse en su corazón.



Debemos inculcar en nuestros pequeños la necesidad de tener a Jesús en su corazón de ésta forma les ayudamos a buscar siempre tener el corazón digno de tan alto e importante huésped.

Pero como siempre les digo, no podemos pedirles a nuestros hijos algo que no tengamos primero nosotros aplicado a nuestras vidas. Por eso es importante que nosotros también entremos en la dinámica de preparar nuestro corazón.

 

SEGUNDO. CADA DOMINGO TENEMOS UNA NUEVA OPORTUNIDAD.

El signo de la corona de adviento puede ser un gran aliado para trabajar durante la semana ya que el domingo encendemos una vela y con ella, debemos también hacer un propósito para mejorar nuestra vida personal y familiar. Cuando vemos esa vela encendida durante la semana nos recuerda que debemos trabajar para lograr nuestro propósito.

Cuando nuestros hijos son pequeños, podemos ayudarnos de material gráfico para que comprendan el proceso por el que estamos pasando.

Cuando eran pequeños mis hijos, les ponía un calendario de Adviento muy vistoso, a veces eran unos cajoncitos y otras veces unos sobres; pero siempre llevaban algunos propósitos sencillos para cada día de la semana, siempre de acuerdo a su edad. Cuando ellos lograban cumplir con el propósito, cambiaban el papelito del cajón o del sobre por una cuenta de su color para que el día de navidad pudiéramos ofrecerle a Jesús recién nacido un pequeño cofre con nuestros esfuerzos de las últimas semanas.

 

TERCERO. SOLO COMPRA SI VERDADERAMENTE TIENES PARA HACERLO.

Yo sé que es una tradición recibir y dar regalos en Navidad, pero debemos tener cuidado de no caer en la dinámica de consumismo en la que la sociedad nos invita a entrar.

Por ésta época ponen ofertas en productos muy atractivos para hacer regalos, pero podemos caer en la trampa de los pagos a meses sin intereses o podemos gastar nuestros ahorros en aras de una supuesta oferta “muy buena”.

Nuestros hijos observan todo y es muy bueno que vean desde pequeños que sólo compramos si tenemos para hacerlo, con esto los estamos educando en la sobriedad y en la austeridad; además de que aprenden de manera gráfica lo que es cuidar la economía familiar por encima de cumplir un gusto, muchas veces innecesario.

 

CUARTO. NO TODO LO QUE ESTÁ DE MODA ES LO MEJOR.

Aquí entramos a un tema muy polémico con nuestro hijos porque muchas veces ellos quieren tener todos los objetos de tecnología y videojuegos de última moda, los juguetes interactivos más caros, la ropa de marca más popular porque los demás lo hacen, pero es nuestra labor educar a nuestros hijos en la templanza y fortalecer su voluntad para que puedan entender y aceptar de buena gana que no todo lo que está de moda es lo que nos hace mejor.

También debemos ayudarlos dándoles una pequeña explicación de por que creemos que lo que nos piden no es lo que les conviene.

Para esto si están pequeños es necesario bajarnos a su nivel, verlos a los ojos y hablarles con palabras sencillas que ellos puedan entender.

Si ya están más grandes, es importante crear una atmósfera de confianza para que nos puedan escuchar. Con los adolescentes debemos tener cuidado porque al pasar por la etapa de tantos cambios puede generarse situaciones de chantaje y de incomprensión pero debemos ser muy firmes y podemos decirles que si verdaderamente desean tener algo, pueden hacer méritos para tenerlo.

¿Cómo es esto? Pues es muy sencillo, pueden ayudarnos a tirar la basura, recoger la mesa, lavar los trastes, barrer el patio, etc. Con estas acciones pueden irse ganando eso que tanto desean.

Mis hijos acaba de pasar por algo así, estuvieron juntando durante 2 años para un aparato de juego de video. Todo lo que les regalaron de cumpleaños lo juntaron; además trabajaron para tener más dinero porque se organizaron y realizaron algunas manualidades para vender en la familia y con los amigos. Todo lo que consiguieron lo juntaron también.

Por último, llegamos al acuerdo de que si hacían mas labores de las que les tocaba, juntarían puntos para obtener que nosotros les ayudáramos a terminar de juntar para su juego. Fue muy gratificante ver como mis hijos se esforzaron para obtener lo que querían y sobre todo que fue en equipo.

No se trata de sacarlos del mundo, se trata de ubicarlos en su realidad.

 

Y QUINTO. EL VERDADERO FESTEJADO ES JESÚS.

Por último es muy bueno tener claro qué se celebra en Navidad porque a veces parece que hacemos una fiesta de cumpleaños donde el festejado se queda fuera.

No está mal celebrar, darnos regalos, hacer fiesta pero es importante no perder de vista que todo debe ser para celebrar el nacimiento de nuestro Rey.

Con mis hijos hemos trabajado para que el protagonista de la fiesta sea Jesús, ¿cómo? Pues no olvidamos prender la última vela de la corona, además de dar gracias a Dios por la cena, por los dones y por nuestra familia; y por último ya cerca de la media noche tomamos al niño Jesús en brazos y cada uno lo arrulla un ratito para hacer latente y visible nuestra alegría y nuestra adoración a aquel pequeño que viene al mundo para salvarnos.

Queridos amigos, hoy los invito a trabajar durante estas semanas para erradicar de nuestras familias el consumismo y la moda y por el contrario, fomentar la templanza y sobre todo la sobriedad para estar listos para recibir al pequeño Jesús recién nacido en nuestros corazones y en nuestra familia.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |