Menu



Qué hacer ante la corrupción que abunda en nuestras sociedades

¿Cómo ayudamos a formar la honradez?
Para acabar con la corrupción, es necesario que desde la familia formemos personas honradas


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



Es una realidad que nuestro país está de cabeza y que el tema de la corrupción está a la orden del día. Yo se que es un tema tabú que pocas personas se atreven a abordar pero es necesario darnos cuenta que debemos atacarlo y es sólo desde la familia como podemos combatirlo.

Por eso aquí les comparto mis 5Tips para educar a los hijos en la honradez.

PRIMERO. El que sede en lo poco, sede poco a poco.

Esto es muy importante ya que debemos enseñarle a nuestros hijos que todo debe hacerse bien, como si alguien nos estuviera viendo.

En muchas ocasiones pensamos que nadie nos ve y entonces hacemos cosas que si nos estuvieran viendo no pasarían.



Nuestros hijos nos observan y comprenden que lo que estamos haciendo no es correcto.

Por otro lado si los acostumbramos a que sedemos ante sus berrinches, nuestros hijos sabrán que pueden lograr lo que quieran y pensarán que así será toda la vida.

SEGUNDO. No hay mentiras piadosas.

Así que no es posible, por un lado, que les pidamos a nuestros hijos que digan mentiras para cubrirnos y por otro que no digan mentiras porque entonces se les causa un conflicto muy fuerte y los estamos acostumbrando a que “que tanto es tantito” y así les estamos deformando la conciencia, haciéndola cada ve más laxa y más permisiva para las cosas que el mundo te propone.

TERCERO. Que se esfuercen por obtener lo que quieren.



Si todo se los damos, los acostumbramos a que pueden tenerlo todo, cuando quieran y como quieran.

Es mejor que sientan que se deben esforzar para tener lo que quieren a cada momento. Por otro lado hasta les sabe más rico cuando logran vencerse y salir adelante de cada reto que se les pone.

CUARTO. No compremos la obediencia de nuestros hijos.

Nosotros también debemos colaborar, evitando darles grandes premios a cambio de su obediencia porque, si bien si es bueno recibir un reconocimiento, la obediencia es la virtud de hacer las cosas que se nos piden sin esperar nada a cambio.

Siempre es mejor que les demos tiempo de calidad a nuestros hijos para que así comprendan que no todo lo que quieren se puede tener.

Y QUINTO. Que aprendan de nosotros.

Si nosotros somos los primeros en dar mordidas, en chantajear o en proponer tratos “raros” nuestros hijos nos miran en todo momento y aprenden aún sin palabras, de nuestras actitudes y por eso es bien importante estar siempre a la altura de la situación, se una figura de autoridad para nuestros hijos así podremos corregirlos sin que nos digan que es mejor que su papá les diga las cosas.

Espero que estos consejos les sean de utilidad.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |