Menu



Termina el año y comienza uno nuevo… hagamos un balance.

Aprendamos a hacer un balance del año
Este tiempo es el tiempo perfecto para hacer un balance general de nuestra vida y sobre todo de este año.


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



Este tiempo es el tiempo perfecto para hacer un balance general de nuestra vida y sobre todo de este año.

Y también es bueno hacerlo en familia. Si tenemos hijos pequeños podemos ayudarlos a hacerlo pidiéndoles que dibujen cada cosa y si ya son más grandes podemos sugerirles hacerlo igual que lo haremos nosotros y después ofrécele a Dios todas nuestras acciones.

Para eso aquí están mis 5Tips para hacer el balance personal y familiar del año que termina. Por cierto es necesario que tengas a mano varias hojas para poder llévalos a cabo.

 

PRIMERO. Haz una lista de los eventos más importantes.



Seguro que el año estuvo lleno de eventos que marcaron tu vida, esos que dejaron una huella imborrable y que te han dejado gran aprendizaje.

Es necesario anotarlos en forma de lista para numerarlos y hacer conciencia de cuantos eventos así tuvimos a lo largo del año.

Si es necesario podemos hacerlo mes con mes, así nos será más fácil recordar.

No importa que haya meses que no recuerdes algo importante. Solo es cuestión de comenzar y veras que el Espíritu Santo te ilumina y te trae al pensamiento los eventos más significativos.

 



SEGUNDO. Haz una lista de los regalos más grandes.

En esta lista podemos poner los regalos materiales y también los detalles que algunas personas han tenido con nosotros.

Es importante también numerarlos para hacer conciencia de cuantos hemos tenido a lo largo de los meses que vivimos en este año.

Debemos tener claro que cada detalle es un regalo, así que podemos tomar en cuenta los que nuestros familiares, amigos y vecinos tuvieron para con nosotros. No importa que tan caro o barato haya sido.

 

TERCERO. Haz una lista de los problemas más fuertes.

Casi siempre estos eventos los dejamos en el olvido, o por lo menos intentamos hacerlo, pero es necesario también hacer una lista numerada de cada uno de ellos para así estar también conscientes de ellos.

También esto debemos hacer que nuestros hijos pequeños los dibujen y como a ellos a veces les cuesta mucho trabajo, podemos ayudarles mencionando algunos y dejando que ellos piensen en otros.

Aquí es más necesario invocar al Espíritu Santo para que además de traerlos a la mente, también los sane en cuanto los anotemos.

 

CUARTO. Haz una lista de las mejores soluciones.

Así como necesitamos traer a la mente los problemas también hay que hacer una lista de las soluciones.

Cada una de ellas han sido una gracia de Dios y es muy bueno hacer conciencia de ello y así poder agradecerlas.

Aquí nuestros hijos seguro que necesitarán ayuda porque es muy difícil que ellos tengan una conciencia clara sobre este punto, pero si desde pequeños les ayudamos a ver las soluciones y no sólo los problemas los estamos educando para la vida.

 

Y QUINTO. Pon todo a los pies de la Cruz.

Una vez que tenemos las cuatro hojas listas es importante que veamos cuál de ellas es la más larga. Así podremos ver de qué tipo de eventos estuvo más lleno nuestro año.

Si fue de eventos importantes debemos agradecer a Dios porque fue un año de grandes oportunidades y bendiciones.

Si fue más grande la de los reglajes debemos también agradecer y alabar a Dios por ser bueno con nosotros y por tantas bendiciones.

Si fue más grande la lista de los problemas, debemos ofrecerlos y darnos cuenta que estamos en un periodo de prueba y de que Dios nos está puliendo porque nos ama, aunque no lo parezca a simple vista.

Y si la más larga fue la de las soluciones, debemos estar muy agradecidos con Dios porque además de las pruebas, nos ha mandado además la forma de salir de ellas. Esto nos indica que nos quiere mucho y nos está cuidando.

Si nos fijamos podemos ver que en cada evento que tuvimos en el año, siempre ha estado la mano de Dios detrás de él y así podemos sentirnos bendecidos porque Dios está presente en nuestra vida.

Ojalá que no dejemos de hacer este balance y además que podamos ponerlo a los pies de Jesús en la cruz para que el lo tome como ofrenda agradable a Sus ojos.

Y así tengamos un punto de partida para comenzar con el nuevo proyecto de vida para el nuevo año.

Que Dios les bendiga y mamita María les cubra con su manto.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |