Menu



Entrará en marcha el 15 de Mayo.

Servicio de Asistencia Católica de Urgencia (SARCU).
El propósito es ofrecer cercanía, acompañar a los que sufren, dar consuelo, alentar ante las soledades, etc.


Por: Redacción | Fuente: es.gaudiumpress.org



Así como hay servicios de emergencias para atender males físicos durante las 24 horas, ahora se posible recibir asistencia para atender los males del alma. De esto trata la iniciativa que dentro de poco, el 15 de mayo, se pondrá en marcha en Madrid: es el Servicio de Asistencia Católica de Urgencia (SARCU).

Con el apoyo de varios sacerdotes, el servicio dará asistencia espiritual a quien lo requiera de inmediato, sobre todo en horario nocturno, especialmente a partir de las 10:00 de la noche hasta las 7:00 de la mañana.

"Hay muchas situaciones de crisis de muerte, de enfermedades graves, repentinas en residencias, en accidentes, donde la gente requería la presencia de la Iglesia misericordiosa. Poder mirar a alguien que te pusiera los ojos y que te pusiera la mano en el brazo (...) Es llegar donde muchas veces no llega nadie", comentó el Padre Pablo Genovés, coordinador de esta iniciativa en diálogo con COPE.

El propósito es ofrecer cercanía, acompañar a los que sufren, dar consuelo, alentar ante las soledades, etc. "Donde haya un teléfono donde puedan llamar, y saber que va a haber un cura que va a llegar y va a hacer lo que se requiera en esos momentos y poder decir: ‘no podemos devolver la salud en este momento, pero queremos estar contigo'".

El sacerdote dijo, además que el propósito es hacer presente la Iglesia ante quien necesita: "El objetivo de la Iglesia ante el dolor es reconocer en ese dolor a Jesús y estar ahí. Será con un sacramento, será con una palabra, será con un abrazo, será con un callar (...) como lo hacía Jesús. Estar ahí y saber que en esos momentos difíciles, en esos momentos de dolor, lo que sí podemos hacer es una presencia que sea cariñosa, que sea alentadora, que sea misericordiosa, o incluso, a veces, que sea callada; abrazarnos y seguir caminando creyendo en que la vida siempre es más fuerte que todo dolor".



Pero no sólo se llegará a los moribundos, sino a todos aquellos con necesidad espiritual, como señaló el Padre Genovés: "Lo que se pretende no es sólo llegar a los momentos críticos de alguien que está agonizando. Hay muchas situaciones donde alguien lo está pasando francamente mal. A eso nos queremos dirigir (...) El sufrimiento es algo más que la muerte última, hay muchas cosas que nos van matando, y en la Iglesia tenemos que responder a eso, los cristianos tenemos que reconocer ahí el paso de Jesús".

Por ahora hay cerca de 60 sacerdotes que se han ofrecido como voluntarios para dedicar una noche. La idea es presentarlo a todas las parroquias de Madrid para que sean aún más los presbíteros voluntarios.

La iniciativa ya se ha presentado a la sociedad civil, donde tuvo una gran acogida. "En el 112 estuvieron encantados cuando les presentamos el proyecto, y nos han prometido que nos derivarán la llamada si alguna persona les pide el servicio que vamos a ofrecer. Y el Ayuntamiento se ha prestado a colaborar también, para que el sacerdote no tenga restricciones a la hora de acceder a las zonas de Madrid donde se les necesite", dijo Bienvenido Nieto diácono permanente, quien también es coordinador del SARCU y fue citado por el semanario católico Alfa y Omega.

La idea partió del propio Arzobispo de Madrid, Cardenal Carlos Osoro, quien durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Cracovia conoció de la propuesta, que ya funciona en otras diócesis. El proyecto es impulsado por la Vicaría de Pastoral Social e Innovación de la Archidiócesis de Madrid.









Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |