Menu


Lectio Divina del Martes 28 de noviembre de 2017
Martes XXXIV de tiempo ordinario


Por: Hugo Flores | Fuente: FundaciónPane.org



Invocamos al Espíritu Santo

Espíritu Santo necesitamos de tu ayuda para comprender, llevar al corazón y a nuestra vida el mensaje de Dios.
Amén.

Evangelio según San Lucas 21, 5-11.

Como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: “De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”.
Ellos le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va a suceder?”.
Jesús respondió: “Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: ‘Soy yo’, y también: ‘El tiempo está cerca’. No los sigan.
Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin”.
Después les dijo: “Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el cielo.”

Palabra del Señor



Lectura, ¿Qué dice el texto?

Como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: “De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”.

Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu interés?

Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?

Recordemos que cuando nos referimos al templo, nos referimos a nuestro cuerpo, y aquí Jesucristo nos habla de la superficialidad “adornos exteriores”, y todo eso desaparecerá y lo que quedará será el legado y los buenos recuerdos que dejemos en el corazón de los demás. Ayer nos hablaba y ponía atención desde lo más humilde dio y no miro su riqueza o pobreza, sino la humildad y actitud. Poniendo en la balanza de la vida ¿Cuido más de la superficialidad o las buenas actitudes de mi cuerpo, de mi persona?. También el Señor nos habla de grandes acontecimientos personales de distintas formas que quizás viviremos o veremos y aquí nos invita a estar preparados en Espíritu, es cierto que somos tentados, cometemos errores, pecados, pero ¿Escucho a Dios, oro y busco la paz interior?, ¿Le pido a Dios me disculpe, me perdone mis faltas?



Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?

Oración, ¿Qué le decimos a Dios?

De qué sirve un templo, un cuerpo, una vida lleno de belleza, de adornos, de lujos, si no hay humildad, misericordia, la alegría de compartir y de sentir el despojo totalmente y lo más importante el amor que Dios nos da, puro e incorruptible que brota desde nuestro corazón y además darlo a los demás. Dios mío ayúdame a mantenerme lejos de todo aquello que no es verdadero y bueno a tus ojos, y en mis debilidades dame la fuerza para no ser superficial, no perderme ante lo que no me sirve verdaderamente y así poder seguir tu camino.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?

Cada uno pone sus intenciones.

Amén.

Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?

“De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”
(Repetimos)
“De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”
“De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda a recordar este texto?

Acción, ¿A que me comprometo con Dios?

Analicemos nuestra vida y démosle más valor a las buenas actitudes y no a la superficialidad, sabiendo que lo más importante es el buen legado, los buenos recuerdos, el verdadero camino a la Eternidad.

Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

 

Fundación Ramón PanéCristonautas

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Regístrate aquí