Menu



Toda mujer es bella...

Querida Mater
Click para más información
Un hermoso poema que nos recuerda la grandeza de ser mamá


Por: Jorge Vera | Fuente: Catholic.net



Toda mujer es bella…
pero tú, querida fémina, mientras más madre eres… más hermosa, te vuelves.
Toda doncella se convierte en princesa…
pero tú, mujer, mientras más madre eres… en más Reina, te conviertes.

Antes te engalanadas con joyas; más ahora de maternidad adornas tu hermosura.
Antes buscabas sólo tu alegría; más ahora eres tú la alegría de tu criatura.
Antes querías obtener, todo el amor del mudo; más ahora dedicas todo tu mundo, al amor de tus entrañas.
 
Quizás ahora estés agotada y quizás buscas un poco de aliento, linda madre. ¿Pero no sabes que eres el ánimo y el aliento de tu niño?

Quizás ahora necesites un poco de consuelo, dulce mujer. ¡Pero no sabes cuánto consuelo y esperanza le has dado a tu pequeño!

Quizás ahora necesitas mucha energía, querida mamá. ¡Pero no sabes cuanta energía y vitalidad le has dado a tu pequeño!

¿A caso no sabes que el amor maternal consiste en darse por completo a un pequeño?
¿A caso no sabes que el amor con amor se paga? y ¿A caso no te has dado cuenta, qué un día serás recompensada?



Un día ese bebé que llevas en tu vientre te dirá “Mi bella y dulce dama, te amo”.
Un día ese bebé se convertirá en niño y mientras aprende a caminar, te dirá, “Mami hermosa,  te comprendo y te amo”.
Un día ese niño se convertirá en un joven apuesto y te comentará “Mamá linda, te felicito. ¡De ti, estoy orgulloso!

Y un día, por fin, ese joven se trasformará en adulto y te comentará “Madre te amo, gracias por haberme concebido. Porque ahora, en tu vejez, mi querida Reina, yo seré tu protector, tu sustento y tu alivio”.



Artículo patrocinado.

Gracias a nuestro bienhechor Jorge Deccarett Fernandez de México por su donativo, que hizo posible la publicación de este artículo

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |