Menu


Pedid y se os dará
Con fe, paciencia y oración todo se alcanza.


Por: María Luisa Martínez Robles | Fuente: Catholic.net



Hemos leído muchas veces esta frase en el Evangelio. Nos consuela pensar que hay Alguien al que le podemos pedir y siempre nos escucha. También hemos oído decir que Dios no les ha escuchado, no les ha dado lo que necesitaban. La mayoría de las veces acuden a Dios para que resuelva sus problemas, para que, sin esforzarse, sin creer en Él, desaparezcan las dificultades. No es así.

No escuchamos,  el ruido que nos rodea no nos deja oír lo que Dios nos dice.
Jesús nos dijo que la fe mueve montañas y lo he podido comprobar a lo largo de mi vida. Nunca que he acudido a Él me ha fallado pero hay que confiar plenamente en sus designios, creer que sabe lo que es bueno para nosotros. Otra premisa es tener  paciencia, la constancia en la oración y recibir la Eucaristía con frecuencia.

Confiar en Él,  pedirle lo que se nos dará sin duda,  pero hay una forma de obtener una respuesta segura. Si  nuestro ruego va encaminado al bienestar, a la alegría de los demás  no sólo  a nuestra conveniencia, es seguro que nos lo concede.

Quizás no me haya expresado bien, voy a poner un ejemplo: “ Señor, sé que mi familia sufre si me ve con este dolor, ayúdame y apártalo, pero hágase tu voluntad.”

Miremos por los demás por encima de nuestros deseos y aceptemos su tiempo y su forma de hacer las cosas, muy distinta a la nuestra, Dios no tiene prisa.

No olvidemos dar gracias por todo lo que tenemos, que es mucho. Recordemos que después de cada  conflicto, de cada dificultad hay un aprendizaje, una superación, un paso adelante en nuestro camino para encontrarnos con Él.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento