Menu



El médico y escritor francés F. Rabelais afirmaba que las personas alegres curan

Las personas alegres curan
La alegría es, ante todo, fomento de salud.


Por: Javier Ordovàs | Fuente: Catholic.net



El médico y escritor francés F. Rabelais (1492-1553), que frecuentó las principales universidades de Francia, que cursó estudios de Medicina en Montpellier, que ejerció de médico cirujano en Lyon y con experiencia cenobítica, afirmaba que:

«Las personas alegres... curan».

La personas alegres...
Suelen evitar posibles depresiones y enfermedades.
Acostumbran a temperar nervios y tensiones.
Suelen calmar crispaciones y enfrentamientos...

La personas alegres...
Acostumbran a ser personas de fe y de esperanza.
Suelen ser bondadosas, generosas, caritativas.
Aportan gozo, jovialidad, sonrisa y a veces hilaridad.

Las personas alegres...
Suelen transmitir serenidad, optimismo, paz.
Traen tranquilidad, bonanza y bienestar.
Ofrecen ánimos —ánima— y calidad de vida.



La personas alegres...
Suelen brindar cordialidad y comparten su felicidad.
Intentan dar fuerzas para seguir, luchar y amar.
Dan el mejor obsequio que es la verdadera amistad.

Y como dice E. V. Alexander:
«Será pequeña virtud la alegría; pero tales torrentes de luz esparce en la vida, que la niebla más oscura y la más negra tempestad son impotentes para disipar su luminosa y bienhechora influencia».

Como bien decía J. Addison, escritor inglés, fundador de la revista The Spectator:
«La alegría es, ante todo, fomento de salud».







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |