Menu



7 de octubre de 2020

Ser hijo y hermano
Santo Evangelio según san Lucas 11, 1-4. Nuestra Señora del Rosario


Por: Manuel García, LC | Fuente: www.somosrc.mx



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Cristo, Rey nuestro.
¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, muéstrame el camino de tu gracia; que te reconozca como mi Padre que vives en mí y yo en ti; que esté sediento por la justicia de tu Reino para que te ayude a llevarlo al corazón de todos los hombres. Dame la fe necesaria para verte como la persona más importante en mi vida y que siga tu ejemplo de amor, aunque me cueste.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Lucas 11, 1-4

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”.

Entonces Jesús les dijo: “Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, y no nos dejes caer en tentación”.

Palabra del Señor.


Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Es una de las mayores ganancias de la revelación contemplar el hecho de que Dios es nuestro padre. Primero es mi padre, qué maravilla el poder llamar a Dios padre, no solo como un decir, sino que de verdad lo es. Cuan grande orgullo el poder ser hijo de tal padre. Parte de este ser hijo es la fraternidad porque el ser hijo de Dios significa ser hermano. No podemos vivir solos ni siquiera pensando que Dios es la única persona que importa en nuestra vida. Existen mis hermanos también, con sus cualidades y defectos, no puedo vivir deseando ser hijo único, que no existan los demás. Esta tarea de ser hermano nos enseña a compartir, poner los propios talentos al servicio de otros, saber acompañar, rezar juntos, etc. Aunque al inicio nos cueste es una tarea hermosa.

Cristo nos invita a rezar sin hacer mucho ruido; nos equivocamos si creemos que mientras más fuerte sea nuestra voz Él nos escuchará y hará caso a lo que queramos. No necesitamos palabras o frases elaboradas para impresionarlo, sino que, como hijos, Él es capaz de reconocer nuestra voz en medio de gritos y una multitud. La palabra «padre» pronunciada por un hijo es el mayor grito del corazón al cual Dios nunca sería indiferente.

Señor, Tú me has dado el padrenuestro para invocar tu nombre, aumenta mi fe para hacerme cada vez más como Tú y que sepa acoger a todos los hombres como mis hermanos; dame la gracia para entender qué significa ser hijo tuyo y vivir de esa forma.

«Jesús rezaba como reza cada hombre en el mundo. Y, sin embargo, en su manera de rezar, también había un misterio encerrado, algo que seguramente no había escapado a los ojos de sus discípulos si encontramos en los evangelios esa simple e inmediata súplica: “Señor, enséñanos a rezar”. Ellos veían que Jesús rezaba y tenían ganas de aprender a rezar: “Señor, enséñanos a rezar”. Y Jesús no se niega, no está celoso de su intimidad con el Padre, sino que ha venido precisamente para introducirnos en esta relación con el Padre Y así se convierte en maestro de oración para sus discípulos, como ciertamente quiere serlo para todos nosotros. Nosotros también deberíamos decir: “Señor enséñame a rezar. Enséñame”».
(Audiencia de S.S. Francisco, 5 de diciembre de 2018).


Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Rezar un misterio del Rosario en familia pidiendo de manera especial por los niños huérfanos.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.




Reflexión de Mons. Enrique Díaz en audio:





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí