Menu


Cerrando el collage effect (parte 3)
Tenemos que saber descubrir todo el potencial de esta nueva generación.


Por: P. José R. Valencia, LC | Fuente: Catholic.net



He encontrado además otras cuatro características, además de las expuestas en los dos artículos anteriores parte 1 y parte 2. Revisémoslas.

Sin identidad

Les toca vivir en un cambio de época que les está desilusionando: violencia, pandemia, fraudes, crisis de las instituciones como el gobierno, la Iglesia o su propia familia. Hay tantos cambios que dudan del amor, dudan de la religión, dudan de las tradiciones, dudan de sí mismos (Lehmann, 2017). Cada vez hay más solteros, más ateos, más infelices… (BarnaGroup & Worldvision, 2019). Nos encontramos ante jóvenes irritados que no se casarán, que opinan de todo, son escépticos e inconformes. Como, según ellos, no hay mucho que se pueda cambiar o alcanzar se convierten en indiferentes. El papa Francisco diría que son jóvenes en un cómodo sofá viendo como pasa el mundo (Pope Francis, 2019). Ensimismados en las series de netflix, en hacer clics en las redes o en las selfies de un cuerpo de muchas horas de gym, son espectadores sin identidad. Se miran en el espejo con la esperanza de que alguien les ayude a encontrarla.

Fotocopia:

¿Somos originales? La verdad es que la ropa que usamos, las marcas que valoramos nos vienen impuestas. Estamos ante un nuevo tipo de colonización ideológica, “…no se dejen comprar, no se dejen seducir, no se dejen esclavizar por las colonizaciones ideológicas que nos meten ideas en la cabeza y nos vuelven esclavos, dependientes, fracasados en la vida” (Papa Francisco, 2019). Somos hijos de nuestra época, pero actualmente podemos palpar con mayor fuerza que los jóvenes siguen esquemas que incluso bajo apariencia de anarquismo (como las justificadas revueltas de la mujer o del black lives matter), fueron definidos en las redes. Podemos luchar para que esta generación desarrolle su propio potencial y no sea una simple fotocopia.



De papel

Nos acostumbramos a valorar lo que vemos, poseemos, lo tangible como el papel. El estilo de materialismo de estos nativos digitales es muy visual: poseo lo que puedo ver, y pragmático: consumo con tan solo un clic. El compromiso social no pasa de unos cuantos likes. Si ya les pides ir constantemente a un lugar, una tarea o una aportación económica desaparecen pues están muy saturados. Todo lo que no se ve se desecha, no hay espacio para lo trascendente. Uno de cada tres igeners se considera ateo muy probablemente porque sus papás fueron no practicantes. Un dato para reflexionar: Los millenials eran espirituales rechazando las religiones tradicionales; ahora los igeners ni religiosos, ni espirituales (BarnaGroup & Worldvision, 2019; Bauman, Marchal, McLain, O’Connell, & Patterson, 2014; Twenge, 2017). Son de papel.

Infantil:

Chavorrucos, “quedadas”, emerging adults u homelanders como les llama William Straus, son todos nombres para decir lo mismo: inmadurez. Los jóvenes de ahora, junto con la sociedad que los perfila, tienen alergia a lo que huela a adulto. La generación X parecía extender la adolescencia, la generación Z (igeners) sueña con una niñez extendida. ¿sabías que se están difundiendo ampliamente los libros para colorear de adultos? ¿te has dado cuenta de la cantidad de caricaturas y superhéroes para adultos? ¿sabías que los igeners disfrutan salir acompañados con sus papás? Y si ellos manejan, mejor. El promedio de edad para sacar la licencia ha subido notablemente, ¡ya no les urge tener coche, ni manejar, ni trabajar! No tienen prisa por irse de su casa, por ser empresarios, por comprometerse en algún proyecto de voluntariado. ¿para qué “adultear” como dicen en USA? Ellos quieren estar con sus papás el mayor tiempo posible, y lo peor es que los papás también… Las estadísticas no mienten (Twenge, 2017).

Con esto termino la exposición del collage effect, los igeners viven una complejidad cuyos efectos aún están por descubrirse. Siempre es más fácil enfocarse en lo negativo, tenemos que saber descubrir todo el potencial de esta nueva generación. Con la ayuda de la gracia y los avances en pedagogía y psicología, esta generación puede ser altamente comprometida y feliz. Basta con que algunos de ellos inicien la revolución de crear un collage unificado en torno a Cristo. En el siguiente artículo trataré de perfilar algunos caminos.



Sígueme en:
Instagram: @jrvalencialc
Facebook: P Jose Valencia LC

Referencias

BarnaGroup, & Worldvision. (2019). The connected generation. Retrieved from https://theconnectedgeneration.com/

Bauman, W., Marchal, J. A., McLain, K., O’Connell, M., & Patterson, S. M. (2014). Teaching the Millennial Generation in the Religious and Theological Studies Classroom. Teaching Theology & Religion, 17(4), 301–322. https://doi.org/10.1111/teth.12237

Lehmann, C. (2017). Teenage Wasteland. Retrieved May 28, 2020, from https://www.commentarymagazine.com/articles/claire-lehmann/teenage-wasteland/

Pope Francis. (2019). Christus vivit: Post-Synodal Exhortation to Young People and to the entire People of God. Retrieved June 12, 2019, from http://w2.vatican.va/content/francesco/en/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20190325_christus-vivit.html

Twenge, J. M. (2017). IGen?: why today’s super-connected kids are growing up less rebellious, more tolerant, less happy– and completely unprepared for adulthood (and what this means for the rest of us). New York, NY: ATRIA Books.

Para ver todos los artículos del padre José Valencia, L.C. Clic aquí.







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Antiguo Testamento 25% de descuento
Nuevo Testamento 25% de descuento