Menu


Anestesias malignas
Hoy, como en cada momento de la historia, necesitamos de Cristo.


Por: P. Fernando Pascual, LC | Fuente: Catholic.net



Una anestesia maligna toma posesión, poco a poco, de la mente y de los corazones de las personas, hasta el punto de que ya no son capaces de reaccionar ante las mentiras, los peligros, los abusos de otros.

Las anestesias malignas suelen iniciar de un modo inofensivo. Se trata solo de abrir una página de Internet y ver una noticia. Luego llega el enlace a un vídeo. Luego, una propaganda. Luego, una invitación a una conferencia.

Una idea perniciosa, o un estilo de vida orientado al egoísmo y al mal, entra con suavidad en la imaginación, la memoria, las reflexiones de miles de personas, hasta el punto de que ven como normal lo que en sí mismo es algo injusto y pecaminoso.

Cuando se analizan procesos como los que llevaron a millones de personas a una anarquía aberrante, o a una dictadura despiadada, o a un odio racial contra inocentes, sorprende ver la facilidad con la que anestesias malignas llegaron a secuestrar a pueblos enteros.

Lo que vemos en hechos del pasado también ocurre en el presente, en modos que quizá solo lleguemos a reconocer demasiado tarde, cuando alzar la voz contra el tirano signifique ser aplastados por sus incontables seguidores.



Es cierto que suelen surgir voces que denuncian el avance de la mentira, que delatan las manipulaciones, que avisan ante los peligros de un consumismo loco o de un desenfreno en el abuso de alcohol, drogas o juegos electrónicos.

Pero esas voces parecen como un indefenso David ante un moderno Goliat, mil veces más poderoso que en el pasado, porque cuenta con apoyos en medios de comunicación, proveedores de Internet, bancos, incluso entre quienes destacan en el mundo de la cultura.

Frente al peligro, presente hoy como en el pasado, de sucumbir ante una anestesia maligna y terminar como esclavos de la mentira, hace falta volver la mirada y el corazón a quien hace 2000 años caminó por tierras de Palestina y anunció el verdadero mensaje que salva.

Sí: Jesús de Nazaret, Hijo del Padre e Hijo de la Virgen María, puede librarnos del poder el pecado, de la muerte, del demonio, y devolvernos la vista interior que nos permita denunciar mentiras y anunciar el mensaje que permite avanzar hacia la vocación más hermosa: vivir la caridad.

Hoy, como en cada momento de la historia, necesitamos de Cristo: de su Evangelio, de sus milagros, de su presencia humilde y fuerte; firme ante cualquier engaño y consoladora para todos los que sufren y lloran por tantas injusticias, pero conservan en el corazón la esperanza del triunfo definitivo del Amor del Padre de los cielos.









Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |

Más información aquí