Menu




Autor: | Editorial:



Del Jesús sin Padre al Jesús contra el Padre
Del Jesús sin Padre al Jesús contra el Padre

El fenómeno que vengo describiendo, de la creciente desvinculación de Jesús del Padre, se acentúa hasta llegar a un paroxismo por efecto de la difusión del psicoanálisis freudiano.
“El psicoanálisis de Freud, como método y técnica, - ha escrito el Padre Ignacio Andereggen - es intrínsicamente solidario de su intento fundamental de hacer consciente del modo más pleno la rebelión del hombre contra Dios Padre, radicada en la estructura inconsciente de sus vicios y pasiones no restauradas por el influjo de la gracia. Para Freud, como para Nietzsche, consiste en su oposición consciente contra Dios y en la pretensión de ocupar su lugar” .

De la rebelión contra Dios-Padre a la sociedad sin padres

Como nota Monseñor Paul Josef Cordes: “Freud – que conocía la analogía entre el padre terrenal y el celestial -, para terminar con el Padre celestial, tenía que liberarse primero del terrenal” y por eso lo ataca, en el alma del analizado, mediante el psicoanálisis.

El P. Le Guillou, en su obra antes citada, señala el hecho de que la abolición de Dios Padre está en la base de lo que Mons. Paul Josef Cordes ha llamado el Eclipse del Padre en nuestra cultura, una desaparición progresiva de las figuras paternas y de la cultura de la paternidad; una destrucción del varón paterno.

La rebelión religiosa contra Dios Padre de la civilización liberal ha tenido consecuencias sociológicas y culturales. Ha ido exterminado al hombre paterno, pero también al hombre filial, al hombre esponsal, al hombre fraterno. Si la generación actual abandona a sus padres internándolos en un hogar de ancianos es porque la generación de sus padres ya había internado a Dios Padre relegándolo al cielo como a un hogar de ancianos; ya no convivían con Dios, sino que iban a verlo de vez en cuando en días y horas de visita, y a veces nunca.

El psicoterapeuta y sociólogo italiano Claudio Risé, en su libro Il Padre l’assente inaccettabile (El Padre, el ausente inaceptable), dedica un capítulo entero a describir cómo “Occidente se aleja del Padre”. Claude Risé establece un paralelo entre el proceso de secularización iniciado en la Revolución Francesa, en la que eclosionan semillas sembradas por la Reforma Luterana, y la decadencia y desaparición de la figura paterna y de los derechos del padre de familia en Occidente .

Así en la tierra como en el Cielo

Nada de extraño. Porque como ha demostrado Mircea Eliade en sus estudios de Historia de las Religiones, el hombre edifica su civilización y su cultura imitando a sus dioses: “Al reactualizar la historia sagrada, -dice - al imitar el comportamiento divino, el hombre se instala y se mantiene unido a los dioses, es decir, en lo real y significativo” .
En oposición a esta actitud del hombre religioso, “El hombre moderno irreligioso – dice Mircea Eliade - asume una nueva situación existencial: se considera a sí mismo como único sujeto y agente de la Historia y rechaza toda llamada a la trascendencia […] no acepta ningún modelo de humanidad fuera de la condición humana, tal como se la puede descubrir en las diversas situaciones históricas. El hombre se hace a sí mismo y no llega a hacerse completamente más que en la medida en que se desacraliza y desacraliza el mundo. Lo sacro es [para él] el obstáculo por excelencia que se opone a su libertad. No llegará a ser él mismo hasta el momento en que se desmitifique radicalmente. No será verdaderamente libre hasta no haber dado muerte al último Dios” .

La rebeldía religiosa del liberalismo contra Dios Padre termina así con la disolución no solamente de la cultura paterna, sino de toda la cultura, porque desata fuerzas de destrucción del corazón humano que aceleran y precipitan el desencadenamiento de las amenazas apocalípticas sobre la humanidad apartada de Dios.
Afirma Mircea Eliade que, “En una perspectiva judeo-cristiana podría decirse que la no-religión equivale a una nueva caída [original] del hombre […] Después de la primera caída, la religiosidad había caído al nivel de la conciencia desgarrada; después de la segunda caída, ha caído aún más abajo, a los subsuelos de lo inconsciente, ha sido ‘olvidada’” .

Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!