El milagro de las manos vacías
Tengo obligación de tener las manos llenas porque Dios se lo merece, pero no me desaliento cuando las veo vacías