Cuando la vida es zarandeada por las olas
Jesús dejó que los apóstoles remaran contra el viento durante toda la noche