Testimonio de José y María
Empezamos a sentir que había una esperanza, dentro de nosotros había un gran vacío, una gran tristeza, por no tener ese hijo tan deseado