¿Podríamos llegar a un término medio?
La vida humana tiene una dimensión esencial, sin la cual no podría existir: la dimensión moral