Juventud, ¿digna de confianza?
¿Confiamos realmente en los jóvenes como para apostar por ellos? ¿Creemos en su lealtad y generosidad para dar un sí?