Ayuno de palabras inútiles
Acallar la propia vanidad y no pronunciar palabras que son incienso orgulloso del propio ego