La Revolución de Cristo
No hay otra. Quiero decir que no hay otra revolución tan revolucionaria como la de Cristo