Torturas políticamente correctas
Uno ya no se asombra de nada. Ni siquiera de que te acusen de extravagancias