El orden y el desorden
Miremos el corazón del hombre, y obremos en ayuda de nuestro Dios, que nos quiere salvar a todos