Cancún: la persona al servicio de las plantas
El ecologismo cristiano tiene por objeto al hombre, que nunca puede ser medio para nada, sino fin en sí mismo