Falsos mesías
No necesitamos falsos mesías. Necesitamos hacer presente, con sencillez y con audacia, el rostro de Jesús, el verdadero Mesías.