¿Indiferencia ante la vida?
Los hombres no somos indiferentes ante la vida del otro, lo sabemos; más aún, lo experimentamos