Santa ignorancia
Dios siempre nos llama de un modo particular, en algún momento de nuestra vida