San Imprudente
La prudencia es un amor que elige, un amor a la propia verdad o a la propia acción que emprendemos