La vergüenza de ser cristianos
Hay que reconocer que parte de las increencias de hoy pueden deberse a empachos de ayer