El comportamiento en Misa
Respeto, solemnidad y gozo
Así como decimos que el rostro es el espejo del alma, podemos decir también que la actitud corporal manifiesta lo que hay en nuestro corazón