El atractivo de lo exigente
La pereza seduce, el trabajo satisface