¿Un nuevo concilio "democrático"?
No caigamos en la trampa de un ataque frontal contra la fe, contra la familia y la moral cristianas