¿Dónde están las familias felices?
¿Es que no sabremos lograr que sea la felicidad y no la amargura la que resulte contagiosa?