Perdí la fe, porque vi que un cura...
Lo que nos mantiene en la Iglesia es el amor personal a Cristo